Descubren los fosiles de unos gusanos marinos gigantes en Ciudad Real

  • Son las huellas más antiguas relacionadas con esta especie tras otras halladas este mismo año en el Reino Unido.

Comentarios 5

Gusanos marinos de un metro de longitud y más de quince centímetros de diámetro, reptaron, hace unos 475 millones de años, por lo que hoy es parte del Parque Nacional de Cabañeros, un área protegida de la provincia de Ciudad Real, en el centro de la Península Ibérica. Las huellas fósiles de la época ordovícica inferior de la era paleozoica han sido descubiertas por científicos del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Geológico Minero y las universidades de Trás-os-Montes e Alto Douro portuguesa y Complutense madrileña.

Se ubican en la garganta del río Estena, que se ha convertido en un rico banco de datos para el equipo multidisciplinar que lidera el paleontólogo del CSIC Juan Carlos Gutiérrez Marco. Gutiérrez Marco ha explicado que han hallado galerías de hasta cinco metros de longitud y de entre quince y veinte centímetros de diámetro, excavadas bajo el fondo marino hace 475 millones de años por organismos desconocidos de cuerpo blando, de los que sólo se fosilizaron las huellas de su actividad.

El hallazgo ilustra sobre la presencia de gusanos de tamaño gigante, aunque sus trazas, desde el punto de vista icnológico, sean semejantes a las de poliquetos (gusanos anélidos), cuyos icnofósiles hay por todo el mundo pero que rara vez exceden de veinte milímetros de diámetro.

La huellas más antiguas

Las huellas descubiertas en Cabañeros, además de ser de ambiente marino, son las más antiguas relacionadas con gusanos gigantes, tras el descubrimiento realizado este mismo año en materiales del Pérmico superior (260 millones de años) y en agua dulce en el English Riviera Geopark de Devon (Reino Unido). Gutiérrez Marco apunta que en Uheña (Teruel) hay también huellas de gusanos enormes -de diez metros de largo y treinta de ancho-, pero son del jurásico superior, mientras las de Cabañeros son tres veces más antiguas.

Con el fin de poder estudiar en mejores condiciones el icnofósil y facilitar su contemplación, los investigadores han hecho un molde de las huellas con centenares de kilos de siliconas y resinas.

En los centros de interpretación de Cabañeros se puede acceder a réplicas exactas de los icnofósiles y el gran reto será el centro de visitantes que se construye en Horcajo de los Montes, donde la apuesta por dar a conocer el pasado marino de Cabañeros será total.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios