Detienen a 154 conductores en los dos primeros días del nuevo Código Penal

  • La mayoría de los infractores superaban la tasa de alcoholemia y podrían afrontar penas de cárcel con la reforma legislativa en materia de seguridad vial · La entrada en vigor coincide con el puente festivo

El estreno de la reforma del Código Penal que introduce penas de cárcel para determinadas prácticas de conducción temeraria ha supuesto, en tan sólo dos días, la detención de 154 conductores. En su inmensa mayoría se trataba de personas que conducían en estado de embriaguez y que, al superar los límites establecidos en la reforma penal, afrontan ahora penas de hasta seis meses de cárcel -que se podrá eludir si no existen antecedentes- y cuatro años sin poder conducir.

Según datos difundidos ayer por la Dirección General de Tráfico (DGT), entre los días 2 y 3 de diciembre -primeros de la entrada en vigor de la reforma tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE)- fueron arrestados 151 conductores por superar los 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado; de ellos, tres lo fueron por negarse a someterse a las pruebas. Mientras, sólo fueron arrestados tres conductores por exceso de velocidad, uno de ellos por superar en 60 kilómetros por hora la velocidad en vía urbana, y otros dos por circular sobrepasando en 80 kilómetros por hora el límite establecido en carretera.

El nuevo Código Penal establece penas de tres a seis meses de prisión o multas de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad a quienes conduzcan con una tasa de alcohol superior a 0,60 miligramos por litro de aire espirado o una tasa en sangre superior a los 1,2 gramos por litro.

La reforma también contempla penas de hasta seis meses de cárcel para los conductores que superen en 60 kilómetros por hora la velocidad máxima en vía urbana o en 80 en vía interurbana. Y, en todos los casos, serán privados de conducir por un tiempo de entre uno y cuatro años.

La pena de prisión será de entre seis meses a dos años para el que conduzca "con temeridad manifiesta" y ponga "en concreto peligro la vida o la integridad de las personas", y de dos a cinco años si se demuestra además que se conduce de esa forma con "desprecio por la vida de los demás".

El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha advertido a los conductores, máxime cuando ayer se puso en marcha la operación especial con motivo del puente de la Constitución, que las denuncias por exceso de velocidad y de alcohol se tramitan por juicio rápido y las condenas son inmediatas. "Atención porque hay condenas y hay antecedentes penales con todo lo que ello supone", ha alertado Pere Navarro.

A lo largo de los próximos días Tráfico calcula que se registrarán más de seis millones de desplazamientos con motivo del puente festivo de la Constitución y la Inmaculada. Por ello, durante los próximos días, los paneles de mensaje variable de las carreteras recordarán la entrada en vigor de las nuevas penas para los conductores que no respeten las normas.

Navarro ha recomendado prudencia especialmente en el retorno de la tarde del domingo cuando se espera el mayor número de movimientos de vehículos, sobre todo en los accesos a las grandes ciudades.

Al menos tres personas fallecieron ayer en los accidentes mortales registrados en las carreteras en las primeras horas de la operación especial del puente de la Constitución, que han transcurrido sin grandes complicaciones en la red viaria, aunque las primeras retenciones se empezaban a registrar al cierre de esta edición. Según la DGT, en estos accidentes mortales registrados en la provincia de Zaragoza, Sevilla y las Baleares, también hubo un herido grave.

En el mismo periodo festivo en 2005, se produjeron 84 accidentes, 104 muertos y 81 heridos, aunque en aquella ocasión fue mucho más largo, se produjo entre el viernes 2 y el domingo 11 de diciembre. Y en 2006, con una duración de cinco días y medio, fallecieron 41 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios