Espinosa manda "un mensaje de tranquilidad" a los consumidores ante las muertes

  • La ministra de Agricultura en funciones dice que hay garantías para consumir carne de vacuno, ya que, aunque está por confirmar, las infecciones se produjeron antes de 2001.

 La ministra de Agricultura en funciones, Elena Espinosa, ha transmitido esta tarde un mensaje de "rotunda tranquilidad y garantías" a la sociedad ante el consumo de carne de vacuno tras la confirmación de dos fallecimientos provocados por la variante humana del mal de las vacas locas (Creutzfeldt-Jakob).

Así lo ha reiterado la ministra durante un receso de la Conferencia Sectorial de Agricultura que se celebra hoy en Lanzarote, tras recibir telefónicamente la información de los dos fallecimientos registrados en Castilla y León.

Espinosa ha querido señalar que, a falta de datos concretos y más amplios de las causas y fechas de los dos fallecimientos confirmados por Sanidad de Castilla y León, todo apunta a que ambos casos se deben a consumo de carne anterior a 2001.

Ha insistido en que desde 1996 se adoptaron en la Unión Europea y en España todas las medidas de control para evitar, prevenir y controlar la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), más conocida como mal de las vacas locas, que se detectó en España por primera vez en noviembre de 2000.

Espinosa ha querido trasladar a la sociedad la total garantía de seguridad alimentaria que ofrecen las carnes de vacuno españolas que cualquiera puede encontrar en los lineales, ya que desde hace más de diez años se han adoptado controles de calidad y trazabilidad.

La consejera de Agricultura de Castilla y León, Silvia Clemente, ha reiterado que las dos personas fallecidas a consecuencia de la variante humana del mal de las "vacas locas" o de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob han sido producto de la ingesta de carne antes del año 2001.

Clemente ha explicado que "los identificados son antiguos y su consumo de carne se remonta al momento en el que no existía el control actual impuesto por la Unión Europea".

Ha destacado que, desde 2001, hay un control absoluto en la producción de carne de ovino y de vacuno, y que todos los casos de vacas locas que se han producido después se han identificado.

Ha recordado que desde un punto de vista técnico y científico era posible la aparición de este tipo de casos, pero ha insistido en que en la actualidad el consumo de carne de vacuno está "totalmente garantizado".

   04/07/14-38/08 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios