La Policía busca a un único autor del triple asesinato en el bufete de Usera

  • La investigación descarta que el responsable sea un sicario por la "nula profesionalidad" de su modo de actuar El letrado dueño del negocio, que salvó la vida, queda bajo protección

La Policía Nacional está buscando con un importante equipo de agentes a un único autor como responsable del triple crimen que se produjo el miércoles por la tarde en un bufete de abogados en el madrileño barrio de Usera, según informaron a Europa Press fuentes policiales.

Los hechos tuvieron lugar en el primer piso del número 401 de la calle Marcelo Usera. Dentro del despacho estaban las tres víctimas mortales: la abogada Elisa C.G., cubana de 26 años; la empleada Maritza O.R, cubana de 46 años, y el cliente Jhon Pepe C.V., de 43 años y origen ecuatoriano. Hace 15 años que la capital no sufría un triple crimen.

Según las primeras pesquisas, el asesino llegó al lugar y amenazó a los presentes. De hecho, la secretaria logró avisar al jefe del despacho, Victor Joel S.C., de lo que estaba pasando, algo que pudo salvarle la vida, ya que no llegó a entrar en el bufete.

En circunstancias que ahora está intentado aclarar la Policía Científica, la misma persona -y la única que subió según vecinos de la zona- mató a golpes con una palanqueta afilada al cliente y a la secretaria, y apuñaló con la misma arma a la abogada. Para borrar huellas generó dos pequeños fuegos en las papeleras de ambos extremos del local, que no se extendieron por el inmueble gracias a la rapidez de los bomberos en su extinción

Ahora, los agentes, dirigidos por el Grupo V de Homicidios de la Jefatura Superior de Madrid, están estudiando la lista de clientes del responsable del bufete y supuestamente el objetivo final del asesino, Víctor Joel S. C., que salvó su vida al ser avisada por su secretaria, una de las víctimas.

De este modo, la Policía descarta que el presunto autor del triple crimen sea un sicario por la "nula profesionalidad" de sus actuaciones. Entre los argumentos destaca que no logró atentar contra su supuesto objetivo, lo rudimentario del arma -que no fue un hacha como se pensaba en un principio-, que cogió en la escena del crimen, y el incendio, que fue "improvisado y mal ejecutado". Estudian incluso si se equivocó de víctima al matar a Jhon Pepe.

Los agentes no descartan ningún móvil del homicidio múltiple porque el abogado en cuestión "se había granjeado muchos enemigos" debido a las casos que había tratado tanto en España como en su país de origen, Perú, donde fue secretario judicial.

Un conflicto entre el cliente y el letrado en alguna de estas causas de alguno de los dos países, algunas relacionadas con embargos o asuntos de narcotráfico, podrían haber motivado este desenlace. "Tenía deudas, múltiples frentes abiertos e historias muy turbias", indicaron las mismas fuentes. Tras lo ocurrido lo han puesto protección policial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios