"El Protocolo de Kioto es muy importante pero insuficiente"

  • La mandataria mexicana considera muy poco probable que en la Conferencia de Durban se logre un acuerdo vinculante que mantenga la credibilidad del proceso

Comentarios 1

El Protocolo de Kioto es "indispensable pero insuficiente" para luchar contra el cambio climático, afirma la ministra mexicana de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa. Sin embargo, la ministra ve "muy difícil" que en Durban se logre un acuerdo vinculante que dé continuidad al Protocolo de Kioto cuando expire en 2012. La canciller acudió a Durban como presidenta de la anterior conferencia, celebrada en 2010 en la ciudad mexicana de Cancún, para traspasar la presidencia a su colega sudafricana, Maite Nkoana-Mashabane.

-¿Qué legado deja Cancún a la cumbre de Durban?

-Políticamente, el principal avance fue haber puesto en evidencia que, aún en un tema tan difícil, puede haber un consenso y que había voluntad política para seguir avanzando. El legado de Cancún es haber recuperado la credibilidad del proceso y la importancia de los foros multilaterales. Además, logramos definir una agenda muy clara para la lucha contra el cambio climático para mucho tiempo.

-Pese al éxito de Cancún, pocos son optimistas con los resultados que puede arrojar Durban, ¿qué ha cambiado en un año?

-El debate está muy polarizado, pero también lo estaba en Cancún y en Copenhague. La postura de la Unión Europea (UE) y los países en desarrollo choca contra China, Rusia o EEUU, que se niegan a un acuerdo vinculante (de reducción de gases causantes del efecto invernadero). Nosotros lo que hicimos fue buscar espacios transitables para los dos extremos, y lograr aglutinar en torno a esos elementos un gran grupo de apoyo que obligó a los extremos a acercarse a un acuerdo.

-Uno de los retos de Durban es renovar el Protocolo de Kioto, que vence en 2012. ¿Es una pieza fundamental en la lucha contra el cambio climático?

-El Protocolo de Kioto es indispensable para mantener la credibilidad del proceso, porque muestra de forma muy concreta la decisión de los países de asumir metas específicas con respecto a las reducción de emisiones. Pero es insuficiente. Todos los informes dicen que tenemos que avanzar a un nuevo régimen climático, donde todos los países tengan que participar, con responsabilidades comunes, pero diferenciadas.

-La UE propone un acuerdo que obligue legalmente a todos los países a reducir emisiones. ¿Estaría usted dispuesta a firmarlo? -Nosotros ya hemos dicho que ésta es la única manera de enfrentar el problema del cambio climático. México ha puesto una meta de emisiones que estamos dispuestos a cumplir y ampliar. Pero aún no sabemos cómo podemos diferenciar esas responsabilidades distintas entre países desarrollados y en desarrollo. Si todos asumimos estas consideraciones, podemos llegar a un acuerdo.

-¿Ve posible llegar a un acuerdo en esta cumbre de Durban?

-En este momento, dada la situación de la negociación, es muy difícil lograr un acuerdo vinculante, pero sí abrir un proceso que nos lleve a un futuro acuerdo y mantener, por supuesto, los compromisos puestos sobre la mesa. Debemos entrar en una fase de transición, donde el Protocolo de Kioto cumpla un papel político, en cuanto expresa esta voluntad de acción, y donde hablemos en detalle de las características de un nuevo acuerdo global. El Fondo Verde para el Clima, que propone aportar 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 para luchar contra el cambio climático, es uno de los principales logros de Cancún. EEUU, sin embargo, se opuso a la redacción final del fondo.

-¿Cree que en Durban habrá resultados en este ámbito?

-El Fondo Verde es un elemento fundamental de esta conferencia. Si no logramos aprobar este documento, vamos a crear una crisis no sólo en este proceso, sino en todo el sistema multilateral, lo cual es muy grave. Los países africanos han mostrado su apoyo, también parece que América Latina y Asia. Soy cautelosa, pero creo que es difícil que algún país pueda llevar sobre sus hombros haber impedido la puesta en marcha de este fondo.

-El grupo G77, liderado por China, abandera la postura de los países en desarrollo, aunque las diferencias entre ellos son enormes. ¿Habría que replantearse los grupos negociadores?

-Yo creo que los grupos tienen una razón de ser. Muchos países encuentran una oportunidad de ser escuchados gracias al grupo, aunque a veces no compartan las posturas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios