La UE propone subir los impuestos al tabaco para reducir su consumo

  • El objetivo de aquí a 2014 será reducir las compras intracomunitarias y combatir el tabaquismo, sobre todo entre los más jóvenes · En España aumentará casi un 18% el precio de los cigarrillos

La Comisión Europea (CE) propuso ayer aumentar los impuestos mínimos sobre el tabaco para lograr una reducción del consumo del 10% en los próximos cinco años, así como reducir las compras intracomunitarias.

En España, el aumento de precios sería del 17,9% -es decir, unos cuatro céntimos en el caso de un paquete que cueste 2,4 euros- con un descenso del consumo previsto del 7,7%, según las cifras de la Comisión.

El comisario de Fiscalidad, Laszlo Kovacs, explicó que el objetivo de esta iniciativa es doble. Por un lado, recortar las diferencias de precio de los productos de tabaco dentro de la UE, lo que a su vez contribuirá a luchar contra el contrabando intracomunitario. Por el otro, reducir el consumo de tabaco ya que, según el Banco Mundial, las subidas de precios constituyen el medio más eficaz para combatir el tabaquismo, especialmente entre los más jóvenes.

La propuesta de la CE prevé que ese aumento de la fiscalidad mínima sea progresivo hasta 2014, aunque los países que más tendrían que subir los precios dispondrán de 1 ó 2 años adicionales para aumentar los impuestos.

El porcentaje mínimo de impuestos especiales aumentará progresivamente desde el 57% actual hasta el 63% del precio medio ponderado hasta 2014, mientras que la cantidad mínima de impuestos especiales subirá de 64 euros a 90 euros por cada mil cigarrillos.

Este aumento de los impuestos, que debe ser aprobado por unanimidad por los Veintisiete para poder entrar en vigor, encarecería el precio de los paquetes de cigarrillos en todos los estados miembros salvo en Suecia, Alemania, Irlanda y Reino Unido, que ya aplican impuestos superiores a los exigidos, aunque son libres de decidir por su cuenta subir la fiscalidad sobre el tabaco.

España ya cumple en la actualidad el requisito de que el porcentaje mínimo de impuestos sea del 63%, pero deberá subir la cantidad mínima desde los 76,6 euros por 1.000 cigarrillos que aplica en la actualidad a los 90 euros que fija la nueva norma.

El Ejecutivo comunitario apuesta además por modificar la forma en que se definen los precios en función de los productos de tabaco.

Actualmente, el cálculo se realiza respecto al precio del paquete de la marca de cigarrillos más vendida de cada país comunitario, lo que implica grandes diferencias entre cada estado miembro, que pueden llegar hasta un 600%.

Por ello, el 13% del tabaco consumido en la UE procedía de otros países (según cifras de 2004), aunque la cifra supera el 20% en algunos de los principales mercados. Se calcula que el 8-9% del consumo era tabaco de contrabando, mientras que el resto había sido transportado legalmente entre países comunitarios.

El objetivo de Bruselas es intentar impedir que los ciudadanos compren labores de tabaco en países vecinos donde el precio sea más bajo.

Las diferencias más extremas se producen en el Reino Unido, donde el precio del paquete de 20 cigarrillos de la marca más vendida es de 8,12 euros, y en Letonia (1,19 euros).

Además, la Comisión propuso también aumentar los impuestos sobre el tabaco de liar, que sufre una tasación mucho más ligera que los cigarrillos. Kovács explicó que, mientras las ventas de cigarrillos han bajado un 10% entre 2002 y 2006, las de tabaco de liar se han incrementado en la misma cifra durante ese período.

En cuanto al tabaco de pipa, su consumo en la UE ha caído un 50% en los últimos diez años, por lo que representa una parte marginal del mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios