El fuego se cobra la primera vida del verano y arrasa 56.000 hectáreas

  • El piloto de un helicóptero fallece cuando participaba en las tareas de extinción del incendio de Cortes de Pallás y un segundo aparato sufre un accidente · Valencia, Murcia y Albacete, las provincias más castigadas

El incendio forestal de Cortes de Pallás (Valencia), que desde el jueves permanece activo, se cobró ayer la primera víctima mortal de la campaña de verano que ha calcinado más de 56.000 hectáreas en Valencia, Murcia y Albacete y mantiene en alerta a municipios de Castellón, Toledo y Huelva.

El piloto de un helicóptero que pertenecía a la Brigada de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, con sede en la localidad zaragozana de Daroca, falleció ayer cuando participaba en las labores de extinción del incendio de Cortes de Pallás, según informó la Delegación del Gobierno en Aragón. Hasta el momento se desconocen las circunstancias del accidente y la identidad del piloto.

Apenas media hora después de este suceso, un segundo helicóptero sufrió un accidente en Cortes de Pallás, aunque el piloto y el copiloto estaban conscientes y fueron trasladados a centros sanitarios.

Los incendios forestales que se registran desde el jueves en la provincia de Valencia se encontraban ya con su perímetro sellado, según la Generalitat Valenciana, que no obstante advirtió que es habitual que se produzcan pequeñas reproducciones del fuego a lo largo del día.

Un total de 41 medios aéreos y alrededor de 1.850 personas participan en las labores de extinción de estos dos incendios que han arrasado ya 48.583 hectáreas, de las que 18.334 corresponden a zona arbolada y 30.249 a matorral.

El ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que ayer visitó la zona afectada, destacó que en ambos incendios la meteorología fue la "más adversa que se puede concebir, con un grado de humedad bajísimo y con velocidades de viento que han alcanzado los 70 kilómetros por hora y han hecho muy difícil la extinción".

Por su parte, el incendio declarado el domingo en la pedanía de Mingogil, en la localidad albaceteña de Hellín y que ha quemado ya alrededor de 8.000 hectáreas -7.000 en Albacete y 1.000 en Murcia- permanecía ayer activo, aunque el ministro confió en poder sofocar el fuego "cuanto antes".

El fuego tenía tres focos activos en Albacete y otros dos en Murcia. En Albacete, uno de los focos se encuentra cerca del embalse del Cenajo, otro está próximo a la pedanía de Agramón y un tercero cerca de Las Minas, la pedanía que el domingo fue evacuada y que, en principio, estaba a salvo de las llamas. En Murcia, el fuego se centró en el entorno del pantano del Cenajo y en la Sierra del Salmerón.

"Éste es un año muy complicado en España porque el invierno ha sido muy seco, el más seco de la serie histórica, porque hay una ola de calor y por los regímenes de vientos potentes", insistió Arias Cañete, quien subrayó que "se ha hecho un esfuerzo muy importante en el control de incendios, tanto en Valencia como en Hellín y Moratalla, pero no nos podemos confiar porque puede cambiar el viento y poner la situación más difícil".

En Castellón, Toledo y Huelva seguían activos, desde el fin de semana, otros tres incendios. Así, el fuego afecta a varios municipios de la comarca castellonense del Alto Palancia, donde las labores de extinción avanzaban a buen ritmo.

En Toledo, el incendio que se declaró la noche del domingo en una zona de bosque del municipio de El Real de San Vicente se encontraba "casi controlado", según su alcalde, Lorenzo Martín, que señaló que la causa del fuego pudo deberse a una bengala o un cohete lanzado tras el triunfo de España en la final de la Eurocopa.

PSOE y UPyD pidieron la comparecencia en el Congreso de Arias Cañete para informar sobre la actuación de coordinación y refuerzo del Gobierno en relación con estos incendios y de las ayudas previstas para los ayuntamientos y las zonas afectadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios