Más de 20.000 niños son explotados en España

  • La ONG Save the children propone que los Estados otorguen la residencia "automática" a las víctimas de estos abusos.

Cada año 1,2 millones de niños son víctima de la trata infantil, un fenómeno que va en aumento y del que nuestro país no es ajeno, pues en España hasta 20.000 niños sufren este tipo de abusos, según Eva Biaudet, coordinadora para la lucha de trata de seres humanos de la OSCE. La ONG Save the Children presentó un documento al respecto en el que propone a los Estados que otorguen la residencia "automática" de los menores que han sido explotados por las mafias y usados como mercancía.

Esta cifra es "sólo la punta del iceberg", señaló Biaudet durante la presentación del Congreso 'Cómo promover la identificación y protección de las víctimas', organizado por Save the Children, en el que informó de la existencia de hasta 20.000 niños que sufren trata y explotación en nuestro país. Sin embargo señaló que esta cifra podría ser todavía más importante y por ello aseguró que la OSCE prepara un informe sobre el caso español para aproximarse "al número real de víctimas", de hecho, explicó, según Save the Children, "en España entre 40.000 y 50.000 mujeres y niñas son víctimas de trata con fines de explotación sexual", una cifra a la que habría que sumar todos los casos de explotación laboral y trata de menores para mendicidad y comisión de pequeños delitos.

La trata es actualmente el tercer negocio criminal del mundo, por detrás del tráfico de drogas y del tráfico de armas, de hecho genera beneficios por encima de los 20.000 millones de euros, una cantidad que asciende cuando se trata de niños. "Los niños son más fáciles de convencer y reclutar, luego con ellos los costes son menores. Un niño mendigando puede conseguir unos cien euros al día y, una niña obligada a prostituirse, entre 1.000 y 3.000 euros semanales, teniendo en cuenta que cuando estas niñas son vendidas cuestan unos 3.000 euros, el proxeneta lo amortiza en una semana", explicó la responsable de la OSCE.

En cuanto a los países donde tiene más presencia esta lacra, Biaudet señaló que "ningún estado está libre de ello" porque aunque el origen de las víctimas suele ser un país pobre y el destino uno rico, lo cierto es que "también hay niños de países desarrollados que caen en manos de la trata". Concretamente, los ratios más altos se encuentran en el continente americano donde la trata de mujeres y niñas afecta aproximadamente a entre setecientas mil y dos millones de personas cada año. Al menos cien mil de estos casos tienen que ver con la explotación sexual.

En el sureste asiático, de donde proceden un tercio de las víctimas de trata mundiales, se calcula que 230.000 mujeres y niños son traficados. Además, el 30 por ciento de los trabajadores del sexo en la región son menores de 18 años. En cuanto a África, casi el 90 por ciento de los trabajadores domésticos víctimas de trata son niñas que tienen una jornada laboral de entre 10 y 20 horas diarias, siete días a la semana.

Por último, en Europa hasta el 80 por ciento de todas las víctimas albanesas de trata son menores de 18 años. Unos 3.000 niños de este país fueron trasladados a Grecia e Italia para ejercer la mendicidad. Este es uno de los problemas que deberá solucionar el Convenio del Consejo de Europa sobre la lucha de trata de seres humanos, que entrará en vigor el próximo mes de febrero. España no está entre los 37 países que han firmado este documento, un hecho que denuncia la asociación.

De este modo, entre las recomendaciones de Save the Children para afrontar esta situación está la necesidad de que España ratifique el Convenio del Consejo de Europa. Aunque sí ratificó el Protocolo de Palermo para "prevenir, reprimir y sancionar la trata", esta nueva iniciativa comunitaria contempla otras medidas, como la asistencia obligatoria para víctimas de trata durante al menos 30 días y un permiso de residencia "automático" para ellas independientemente de que cooperen o no con las autoridades. Éste último punto es una de las principales peticiones de la organización.

Según Biaudet, "el principal reto del Gobierno de España" ante esta situación es "la identificación de las víctimas" para "saber cómo una persona se convierte en víctima de trata" y así atajar el problema de raíz. En este sentido, "la OSCE ofrece su apoyo" y actúa como enlace entre la Administración y las ONG "para establecer los mecanismos" necesarios, concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios