Dos potentes terremotos dejan 40 muertos y miles de heridos en Japón

  • El segundo, de 7,3 grados, fue el más devastador El Gobierno nipón despliega 15.000 efectivos en las tareas de rescate

Dos potentes terremotos en Japón, los mayores desde el que generó el tsunami de 2011, golpearon el jueves y ayer el sureste del país causando hasta el momento más de cuarenta muertos, millares de heridos y cientos de miles de desplazados.

El último y más poderoso, con 7,3 grados de magnitud en la escala abierta de Richter, ocurrió en la madrugada de ayer con epicentro a unos 10 kilómetros de profundidad -relativamente cerca de la superficie- en la costa occidental de la isla de Kyushu, prefectura de Kumamoto.

Este segundo terremoto ha ocasionado hasta ahora 30 muertos y unos dos millares de heridos de diversa consideración, según el Gobierno japonés, que ha desplegado un contingente de 15.000 efectivos de las Fuerzas de Autodefensa para tareas de rescate que podría ampliarse a 20.000.

Un primer seísmo de 7,0 grados de magnitud ocurrido el jueves en la misma zona ya causó nueve muertos, 1.126 heridos en 13 municipios -de los que 171 son graves- y 44.400 evacuados.

La Agencia Meteorológica de Japón (JMA) consideró que el terremoto del jueves fue el precursor y el de la madrugada del sábado el principal al haber tenido una intensidad 16 veces mayor.

Los medios nipones divulgaron imágenes que daban fe de la magnitud del terremoto principal, como una instantánea de la agencia Kyodo en la que se muestra una descomunal falla de cientos de metros de longitud que ha dividido literalmente en dos el pequeño pueblo de Minamiaso.

En el distrito de Aso, donde se encuentra esa aldea, el temblor llegó a alcanzar el nivel seis de siete en la escala japonesa -más centrada en las zonas afectadas que en la intensidad- y los servicios de emergencias trabajan contrarreloj para rescatar a personas atrapadas en las más de cincuenta casas que se derrumbaron con el seísmo.

"Todo comenzó a temblar, así que cogí mi teléfono móvil y traté de escapar corriendo, pero la casa se me vino encima", declaró a Kyodo uno de los supervivientes, Fumio Iwamoto, a quien el terremoto sorprendió durmiendo y permaneció atrapado en un hueco entre los escombros durante media hora hasta que llegaron los equipos de socorro.

La Policía de la prefectura aseguró haber recibido más de un centenar de llamadas de auxilio para rescatar a personas que, como Iwamoto, habían quedado sepultadas tras desplomarse sus viviendas en varias localidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios