El 10% de los viajeros al extranjero regresan con algún problema de salud

  • En los desplazamientos a países de riesgo deben adoptarse medidas de precaución adecuadas · Entre las enfermedades tropicales más comunes están la diarrea del viajero, la malaria y la fiebre amarilla

Viajar al extranjero puede convertirse en un factor de riesgo si no se adoptan las medidas de precaución adecuadas, sobre todo sanitarias, pero no sólo, porque hasta la condición sexual de una persona puede resultar arriesgada si se eligen determinados países.

Aproximadamente el 10% de las personas que viajan al extranjero regresa a España con algún problema de salud, según datos de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), que alertó que casi la mitad de los viajeros emprende su marcha sin recibir ningún consejo sanitario.

Médicos y farmacéuticos alertan, ante el inicio del periodo en el que se concentran la mayoría de los viajes, de las medidas de precaución que hay que tener en cuenta para cuidar la salud.

En materia sanitaria, el doctor José Antonio Pérez, de la unidad de medicina tropical del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, explicó que en los viajes pueden aparecer problemas sanitarios que no tienen por qué ser graves y son fácilmente evitables, en muchos casos con la vacuna adecuada.

Otro hospital madrileño, el Carlos III, que cuenta con una unidad específica "del viajero", ofrece a través de su web amplia información a quienes van a viajar al extranjero, sobre todo a zonas de "riesgo sanitario", y los usuarios pueden recibir en este centro una atención personalizada en función del país que van a visitar, el tiempo que van a permanecer o el historial clínico.

Entre las enfermedades tropicales más comunes, la Seimc apuntó la diarrea del viajero, la malaria y el dengue o la fiebre amarilla.

Según José Antonio Pérez, en las zonas con un entorno sociosanitario similar al español, los problemas son menores y no hay por lo tanto que ser tan alarmista, pero "no cuesta nada acudir al médico con tiempo suficiente, simplemente para consultar". En ese entorno, la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) acredita el derecho a recibir las prestaciones sanitarias necesarias durante estancias temporales en los 27 países de la UE, más Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

La TSE garantiza el acceso a tratamiento urgente en las mismas condiciones y al mismo coste que las personas aseguradas en el país en el que se produzca la necesidad. Además, con motivo de la Eurocopa de fútbol y los Juegos Olímpicos de Londres, la Comisión Europea lanzó una aplicación para teléfonos inteligentes en la que se explica cómo usar la TSE, los números de teléfono de emergencias en cada país o los tratamientos cubiertos y sus costes.

A la vuelta, "mucha gente se sorprende de contraer enfermedades durante su estancia en el extranjero" y "no hay un gran conocimiento sobre la necesidad de solicitar esta tarjeta", afirmó José Antonio Pérez.

Por su parte, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac) destacó el papel que juega también el farmacéutico en los viajes estivales.

Entre las recomendaciones de esta sociedad destacan: hacer una buena planificación del viaje, acudir a los servicios de Sanidad Exterior, extremar las medidas higiénicas con los alimentos y el agua e incorporar a la maleta un botiquín completo.

Para prevenir las picaduras de insectos, la Sefac recomienda llevar repelentes, además de vestir ropa de algodón y evitar la aplicación de perfumes y cosméticos, ya que se tratan de sustancias que atraen a los parásitos.

Si el viajero padece alguna enfermedad crónica, conviene además solicitar al médico un informe acerca de la dolencia en cuestión que tiene y, para evitar la deshidratación, más probable en lugares con altas temperaturas, esta sociedad advierte que es fundamental beber antes de tener la necesidad de hacerlo y consumir al menos la cantidad de 2,5 litros diarios de líquido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios