frank cuesta. 'wild frank'. discovery max

"Descubrimos un dragón que vuela, y no estoy flipando"

  • El herpetólogo sigue la 'ruta del dragón' esta sexta temporada La séptima entrega ya está casi acabada

Frank Cuesta se ha propuesto demostrar que los dragones existen en la nueva temporada de Wild Frank, la sexta, que se emite los domingos por la noche en Discovery Max. Nueva York, el Museo del Prado en Madrid y diversas localizaciones de Tailandia e Indonesia forman parte de la particular 'ruta del dragón' que el intrépido herpetólogo recorrerá esta temporada. En la entrega del domingo pasado -la segunda-, sin ir más lejos, se pudo ver cómo Cuesta se dejaba picar por un escorpión para mostrar los efectos del veneno de ese peligroso animal. Así se las gasta Cuesta, cada vez más arriesgado.

-¿Cómo surge la idea de los dragones para esta nueva temporada?

-En una reunión en la que yo dije que los dragones existen. Lo que hemos hecho ha sido una recapitulación de lo que es un dragón: hemos cogido uno, lo hemos dividido en trozos y hemos visto que en diferentes sitios lo que hacen es construir un animal con diferentes partes de otros animales a los que la gente les tiene miedo, pánico o asco. Hemos ido buscando esas partes y esos animales, como el murciélago, el escorpión, las serpientes… Hemos grabado dragones como el de Komodo, pero también un dragón que tiene alas y vuela. Lo hemos descubierto nosotros, el 99% de la gente no sabe que existe... síii, y no estoy flipando. Para mí es el bombazo de esta temporada.

-Han grabado en Nueva York, Indonesia, Tailandia y en Madrid. ¿Es que hay dragones en Madrid?

-Me quedé alucinado cuando fui a regañadientes al Museo del Prado y de repente me di cuenta de que había un montón de cuadros de diferentes épocas con dragones.

-Pero ¿de verdad existen los dragones?

-Claro que sí. Yo los había visto ya hace años y me había quedado con la copla. Pensé que había que sacarlos algún día por la tele.

-¿De dónde le viene la afición por estos animales?

-Pues de pequeño, como lo del Ratoncito Pérez. Yo sigo pensando que las sirenas existen. Y otras cosas parecidas que también creo que existen porque si alguien las ha sacado en la mitología es que en algún momento han tenido que existir.

-Esta vez ha hecho casi todo el programa sin moverse de casa porque usted vive en Tailandia, ¿no?

-Ha sido comodísimo, excepto para los que han venido conmigo, para el equipo del programa, que han tenido que sufrir. Es que para mí esto es como estar de vacaciones pagadas.

-¿Le han atacado mucho los animales en esta temporada?

-Siempre que tocas las narices a los animales es normal que te ataquen. Me picó una escolopendra y todavía tengo visibles las secuelas. Un cámara cogió una fiebre muy rara y hubo que mandarlo de vuelta. El realizador también pilló una infección en un pie. Y el productor casi se nos ahoga. Los pobres... lo han pasado fatal. Yo es que como ya estoy tan acostumbrado...

-¿Cuál ha sido el momento de mayor tensión?

-Ha habido momentos en que hemos intentado grabar y no hemos podido por la presencia de armas. Cuando estábamos rescatando un gato leopardo, el tipo que le estaba custodiando sacó un sable y se montó una gorda.

-¿No tiene ganas de hacer otro tipo de programas, menos arriesgados, en la tele?

-Ninguna. Yo es que hago programas de animales. No hago ni publicidad. Yo estoy muy feliz así. ¿Para qué me voy a meter en otros líos? Si es que lo de la tele… ya sabe usted cómo es la tele.

-Pero, a lo tonto, ya lleva seis años en este mundillo.

-Eso digo yo, a lo tonto. Pero, vamos, cuando se acabe esto, se acabó. Yo vivo más feliz que todo con mis animales, mis hijos, mis cosas...

-Pero si ya están planeando una séptima temporada de 'Wild Frank', ¿no es así?

-Sí, y ya está casi grabada... Va a ser la bomba.

-Podría trabajar en un zoo...

-No me gustan los zoos. A mí me gusta la naturaleza, los animales en libertad. En 2016 un sitio así está fuera de lugar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios