El año de la fusión

  • Antena 3 y La Sexta se unen en un 2011 que ha estado marcado por el auge de los concursos y las series nacionales.

Comentarios 1

Quedan pocas horas para que el reloj de la Puerta del Sol marque en los televisores de millones de españoles la entrada de un nuevo año. Antes de atragantarnos con las uvas, echamos la vista atrás a 12 meses repletos de estrenos, 12 meses que han culminado con la esperada fusión entre Antena 3 y La Sexta, una unión que la cadena de Globomedia ansiaba para poder hacer frente a una deuda millonaria que estaba ahogando al canal; una unión que ha marcado en buena parte el año que termina por cuanto que abre una nueva época entre los grandes de la televisión. Con este 'matrimonio de conveniencia' regresa el 'bipartidismo' a la tarta televisiva, y los de Mediaset, con sus siete canales, y los de Planeta, ahora con ocho,  se hacen con casi todos los botones del mando, y, por consiguiente, con buena parte de las audiencias y de los ingresos por publicidad. Y todo estos movimientos de ajedrez, sobre un tablero en el que TVE sigue sin cortes publicitarios y las autonómicas se mantienen en la cuerda floja y en pleno proceso de revisión de costes.

Y al hablar de la pública no se puede pasar por alto el puñetazo sobre la mesa que dio el octogenario Oliart el pasado verano. Cansado de que sindicatos y oposición pusieran la transparencia y el rigor de Radio Televisión Española en el punto de mira y justo después de que se supiera que RTVE había adjudicado un contrato a la empresa de la que su hijo Pablo era administrador único, el suegro de Sabina dio un paso atrás y dejó a la Corporación en manos del Consejo de Administración. En la actualidad es Manuel Esteve quien ocupa la presidencia.

SERIES

Aunque si por algo se ha caracterizado el año que ahora termina es por la cantidad de nuevas producciones que han terminado haciéndose un hueco en la parrilla. Así, a la sobremesa han llegado en los últimos meses series de éxito como Bandolera o El Secreto de Puente Viejo (ambas en Antena 3) que, poco a poco, han conseguido arañar parte de la millonaria audiencia que arrastra el serial de La 1, Amar en tiempos revueltos. Por su parte, en el horario de prime time ha habido tantos éxitos como fracasos. Así, en el primer apartado habría que incluir nuevas ficciones que han marcado un punto de inflexión para los más jóvenes, como el caso de El Barco en Antena 3, que se estrenó en enero de este año y, desde entonces, ha sabido mantenerse en los primeros puestos del ránking. Lo mismo sucedió con la adaptación del libro de Pérez Reverte, La reina del sur, una serie que mantuvo en vilo a la audiencia de esta misma cadena en casi todos sus capítulos. También en Antena 3 se estrenaron con éxito series como Gran Hotel, que llegó en octubre y desbancó pronto a Homicidios, la ficción protagonizada por Eduardo Noriega en Telecinco que, sin previo aviso, abandonó el prime time y se pasó a la franja de medianoche con el respectivo cabreo de sus seguidores. Aunque si una serie nacional despuntó más que otra en 2011 fue Crematorio, con la diferencia que ésta sólo pudieron verla unos pocos porque fue emitida en la cadena de pago Canal +.

En 2011 también llegaron estrenos de éxito a Telecinco, como Ángel o Demonio, una serie que se estenó en febrero y que desbancó del ránking a otras series consolidadas.  Aunque, en esta ocasión, el grupo Mediaset ha tenido más fracasos que éxitos a la hora de programar series de ficción. La adaptación de Cheers, que se mantuvo sólo dos meses en parrilla, es un claro ejemplo de ello, aunque también Piratas y Vida Loca se tienen que englobar en este apartado, ya que ambas, aunque tuvieron un buen estreno, se fueron desinflando con el paso de las semanas.

SERIES INTERNACIONALES

En el apartado de series internacionales hay que destacar el acierto de La Sexta al incluir en su parrilla a los zombis de The Walking Dead, ya que con ellos ha conseguido ponerse en varias ocasiones en lo más alto del ránking de audiencias. También Antena 3 consiguió el respaldo de los espectadores con series que traían a la memoria grandes seriales de los 80, como Arriba y Abajo. Downton Abbey logró llamar la atención del público a lo largo de las dos temporadas emitidas durante el 2011. Otras series que gozaron de un gran respaldo en sus respectivos países de origen, no terminaron siendo tan fuertes en España como se preveía. Y aquí hay que recordar los capítulos de Millenium, Falling Skies o The Killing que, aunque despertaron el interés de miles de personas, no consiguieron el respaldo millonario que muchos le auguraban.

CONCURSOS

Además de las series, si algo ha destacado en la televisión nacional en el año que ahora termina es la proliferación de un formato que muchos daban por olvidado. Y es que los concursos, cual Ave Fénix, han sabido resucitar de sus cenizas y han terminado echando un pulso y hablando de tú a tú a espacios consolidados como Pasapalabra. Así, Antena 3 ha sabido dar con la fórmula del éxito de estos formatos y con el gran Carlos Sobera como gancho, se ha hecho con el prime time de los viernes con el concurso Atrapa un millón. Casi al rebufo de su edición diaria, triunfó en el horario vespertino Arturo Valls y su Ahora caigo, un formato que se mantiene con éxito desde principios de julio. También Cuatro apostó fuerte por este formato, aunque su fórmula sólo supo llegar a la audiencia con Jesús Vázquez y su concurso de pruebas de habilidad Uno para ganar. No tuvieron la misma suerte otros concursos que apenas rozaron un 2% de share, como el desaparecido Comecocos, XXS o Salta a la vista, estos dos últimos todavía en parrilla. En La Sexta probaron suerte con concursos originales como el de Anabel Alonso, Mucho que perder, poco que ganar, un espacio de sobremesa que no supo estar a la altura del venerado Sé lo que hicísteis. Y es que la desaparición de este programa de análisis televisivo, con Patricia  Conde y Ángel Martín al frente durante cinco años, marcó un antes y un después a la ya débil audiencia de La Sexta.

LOS QUE SE FUERON

Aunque no sólo SLQH dejó la parrilla de televisión en 2011. Otro de los grandes clásicos del mundo del corazón, DEC, tuvo que apearse de la vertiginosa montaña rusa del cotilleo, con Sálvame Deluxe y La Noria, ambas de Telecinco, como auténticas máquinas de arrastre. Tanto es así que gran parte de los colaboradores de DEC han terminado encontrando un sitio en los programas 'rosa' del grupo de Mediaset, donde van a seguir hablando de los mismos aunque con diferentes consignas.

Por último, en el apartado de los talent show encontraron el éxito formatos antiguos, como Tú sí que vales o estrenos como Tu cara me suena, pero no terminaron de llamar la atención de la audiencia espacios consolidados, como OT, que tuvo que salir precipitadamente de la parrilla a las pocas semanas de su estreno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios