El banderillero sevillano Curro Javier, operado; y Niño de Leganés mejora

El banderillero Curro Javier, de la cuadrilla de José María Manzanares, ha sido operado en la clínica Nuestra Señora de Fátima de Sevilla de una hernia inguinal que se produjo durante la corrida del pasado 16 de marzo en la plaza de Valencia.

Los doctores han recomendado a Curro Javier un período de recuperación de "aproximadamente un mes", aunque su intención es reaparecer en Jerez de la Frontera (Cádiz) el día 10 de mayo. El subalterno sevillano se lesionó cuando, a la salida de un par de banderillas al quinto toro de aquella tarde en Valencia, de la ganadería de Garcigrande, tuvo que saltar al callejón produciéndose "un fuerte tirón en la zona inguinal". Desde ese día, ha sufrido dolores en la zona afectada, que ha ido tratándose con analgésicos para poder acabar la Feria de Sevilla y acompañar así a su matador en las dos corridas que toreó en el ciclo abrileño.

Por otro lado, el banderillero Luis García Niño de Leganés, de la cuadrilla de El Juli, se recupera lentamente de las heridas sufridas por la cornada que recibió en la corrida del Domingo de Resurrección, celebrada en la plaza de toros de Sevilla. El torero tuvo que pasar otra vez por el quirófano al infectarse una de las dos heridas, en una operación realizada en la clínica Clideba de Badajoz, que consistió en abrir la herida del muslo derecho para "extirpar un pequeño coágulo y limpiar la zona afectada" de infecciones. El banderillero madrileño se recupera lentamente y ha tenido graves problemas al ser alérgico a varios medicamentos, como calmantes y antiinflamatorios. Niño de Leganés también tiene como uno de los graves problemas de cara a su recuperación, la afección que sufre en el nervio ciático.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios