Al compás de Huelva, Romero y Sevilla

Romero fue ayer el gran protagonista de la tarde al doctorarse sobre el albero maestrante como torero a caballo. Una jornada intensa que se explica desde la llegada al hotel, la habitación, las sensaciones de amigos y conocidos que van y vienen, su gente más cercana, el almuerzo con la cuadrilla, la hora de vestirse y especialmente esos momentos en los que el protagonista llega al escenario de todo cuanto va a acontecer en uno de los días más especiales de quien afronta la íntima vivencia de ser protagonista antes, durante y después del festejo. Miradas personales a la responsabilidad, lo desconocido, el que ha de pasar, que se anudan en forma de pellizco al alma del torero, para desatarse después frente al toro y buscar el triunfo con esas armas que proporciona el oficio, la plena disposición para una notable cuadra de caballos y la pasión de una legión de ilusionados seguidores en la grada. Estas no son sino instantáneas de una jornada muy especial con un protagonista que ayer dejó sobre el importante ruedo de la Maestranza, la impresión de que Huelva tiene otra referencia grande en el toreo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios