Alimentos con capa y espada

  • El azafrán, las naranjas o la pasiflora poseen nutrientes esenciales que contribuyen a tener una mejor salud

  • Algunas propiedades que se les atribuyen son las antioxidantes y antimicrobianas

La alimentación nunca ha estado tan supervisada como en la actualidad. Bien porque se busque hacerlo de la forma más saludable posible, bien porque el miedo a los kilos de más obligue a ello. Sea como sea, hay determinados alimentos que de un tiempo a esta parte han empezado a copar las cocinas, convirtiéndose en estrellas gastronómicas. Es el caso de los denominados superalimentos que, lejos de ir con capa y antifaz, contribuyen a mantener en buen estado los cuerpos.

Para que un superalimento lo sea debe ser rico en nutrientes como vitaminas, minerales o antioxidantes. Destacan por su riqueza en enzimas, vitaminas, minerales, fitonutrientes y fitoquímicos que ayudan a proteger la salud y ofrecen un amplio potencial terapéutico, al igual que propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. En relación a ello, la empresa española de I+D+i Aora Health ha seleccionado una serie de este tipo de alimentos, bien para tomarlos en diferentes platos, bien para consumir sus moléculas bioactivas.

Una de las especias más valiosas del mundo, el azafrán, es el primer superalimento que encabeza la lista. Durante miles de años se ha utilizado como hierva medicinal y para dar color a las comidas. Sus propiedades para mejorar el estado de ánimo, la depresión y la ansiedad y su efecto positivo en la digestión avalan su uso. Además, se ha descubierto que tiene efectos positivos en la enfermedad de Alzheimer, trastornos oculares e incluso la obesidad. Propia de las regiones alpinas de Europa central y oriental, la rhodiola es una planta que se usa para el alivio de los síntomas de astenia, como la fatiga y la debilidad.

Originaria de la India, la grosella espinosa produce unos frutos que tienen potentes propiedades antioxidantes, además de ser útil para paliar la tos, controlar el colesterol y la diabetes. Hay que destacar que este superalimento promueve la síntesis del colágeno para proporcionar más belleza a la piel. También de la India, la witania es una planta muy utilizada con fines medicinales. Al ser propia de climas templados, también se puede encontrar en el sur de Europa. Diferentes estudios indican que esta planta tiene numerosos beneficios para la salud, ya que reduce el estrés y la ansiedad; mejora la memoria y la cognición; ayuda a aumentar la masa muscular, la resistencia y el rendimiento deportivo e incluso mejora la función sexual y la libido. Además, mejora el sistema inmunológico y ayuda a controlar el peso.

Fruta típica por estas fechas, la naranja (en una de sus variantes) también es un superalimento. Se trata de la naranja sanguina, una variedad de este cítrico cuya carne tiene un denso color rojizo. Esa peculiaridad en su tonalidad se debe a la presencia de antocianinas, una familia de pigmentos con fuertes propiedades antioxidantes que, además, protegen de la luz ultravioleta. Fuente de vitamina C, esta fruta estimula la producción de colágeno, muy importante para el desarrollo y mantenimiento de los huesos, dientes, cartílagos y la piel. Además, la vitamina C también ayuda a crear dopamina, clave para la salud mental y física, y tirosina, un aminoácido que promueve el buen funcionamiento de las glándulas tiriodes, pituitarias y suprarrenales. También propias de la fechas y al alcance de cualquiera, las uvas y sus nutrientes ayudan a mejorar el estrés oxidativo, a controlar la diabetes, a ralentizar el envejecimiento y a disminuir la grasa.

Típica de las abuelas, la pasisflora es una planta que se usa en medicina para tratar el insomnio y el nerviosismo. La pasiflora, además, alivia los síntomas leves de estrés mental irritabilidad y a la hora de conciliar el sueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios