Las que fueron invisibles

  • El documental 'Ellas: mujeres que han hecho historia, pero no están en la historia', premiado en el X Certamen Internacional de Cortos por la Igualdad

La asignatura de Literatura de 4º de ESO analiza la narrativa y la poesía de los siglos XIX y XX. El libro de texto tiene 243 páginas y en todas ellas solamente hay tres referencias a mujeres escritoras. La mayor de las citas se la lleva Rosalía de Castro y tan sólo le dedican dos párrafos. Ni rastro de Concha Méndez, María Zambrano, Gabriela Mistral, Carmen Martín Gaite o Ana María Matute, por dar algunos nombres. La materia se imparte en clave masculina al 99%. Como si ellas nunca hubiesen estado ahí, como si su arte fuese menor por cuestión de género, no de talento. Ante este panorama, la profesora Mercedes Sánchez Vico metió una cámara en un taller coeducativo para destacar el desconocimiento de los alumnos sobre la creación literaria, artística o científica firmada con nombre de mujer. De esa experiencia salió el documental Ellas: mujeres que han hecho historia, pero no están en la historia, que fue premiado en la X Edición del Certamen Internacional de Cortos por la Igualdad.

En un aula de instituto, con el alumnado de la asignatura Igualdad de Género a través de la Imagen que imparte Sánchez Vico, se creó esta obra que comparte el premio con la cinta de ficción de Jorge Naranjo, Un billete a nunca jamás. "He pretendido, a través de la coeducación y la imagen, visibilizar a tantas mujeres que tan injustamente han sido borradas de los libros de texto y las enciclopedias, aunque hayan contribuido a hacer la historia", explica la directora, guionista y productora del documental.

Ante la cámara, la docente va planteando nombres a sus estudiantes, que se quedan atónitos. Ni deportistas, ni escritoras, ni pintoras... "No tienen ni idea de quiénes son aunque haya institutos y colegios con sus nombres, estaciones de tren o bibliotecas", dice la docente y subraya que "queda patente la invisibilidad de la mujer en el sistema educativo y, en concreto, en los libros de texto, donde sólo aparece en un 7%". La ONU ya hizo un informe negativo del que no parece haberse tomado nota.

"En España estamos suspensos en materia de igualdad, la propia Lomce no recoge el hecho que se trabaje la coeducación como materia fundamental", apunta Sánchez Vico. Para ella "es vergonzoso, ésos son los libros que aprueba el Ministerio de Educación y los que tienen los escolares en las aulas y nosotros los docentes tampoco somos conscientes. El propio Ministerio tendría que ser el primero que no permitiese esto".

Aun así, se permite que aparezcan autores más mediocres cuando ellas siguen silenciadas en los manuales. María Zambrano, figura de la filosofía universal, se trabaja y se conoce menos que a Ortega y Gasset. Pocos saben quien es Maruja Mallo, aunque sí que saben distinguir el trabajo de Dalí. Y de los poetas de la Generación del 27 destacan a Lorca, Aleixandre o Cernuda, pero no una de las creadoras más significativas, Concha Méndez. "Vivimos en un mundo en el que la mujer es más de la mitad de la población y ha jugado un papel fundamental; sin embargo, no aparece", señala Sánchez Vico con el perjuicio que eso conlleva para esta generación. "A nuestros alumnos los hemos dejado sin esos referentes imprescindibles. Han de conocer a esas grandísimas mujeres", agrega la profesora. Y va más allá. "Hay que hacer una reestructuración en el sistema educativo porque parece que la historia, la literatura, el arte o la filosofía, está hecha únicamente por hombres. En cualquier disciplina las mujeres han jugado un papel fundamental y si no les damos visibilidad estamos falsificando la historia y transmitiendo unos conceptos que no son correctos".

La edición y el montaje de la película es obra de Marina González Doña y contó con la colaboración del profesor Jaime Torquemada, que también hizo un análisis del libro de Historia, "en el que no aparece tampoco casi ninguna mujer", destaca Sánchez Vico. "Lo más importante de todo es la toma de conciencia, hay que abrir los ojos, ponerse las gafas violeta. Mientras que no rompamos ese muro, esa realidad que nos encoentramos en el aula, seguiremos en un mundo lleno de desigualdades". Y como no hay nada más injusto que no reconocer un trabajo hecho, los alumnos se resarcieron creando un proyecto sobre esas mujeres destacadas en todos los ámbitos y nació una exposición didáctica que se está llevando a los centros educativos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios