Pasarela Wappíssima 2017

Color bajo el sol de marzo

  • La Pasarela Wappíssima 2017 amenizó con desfiles de más de 20 firmas y un centenar de diseñadores.

Comentarios 0

La tarde del sábado se mostró clemente. Un sol radiante lucía en Sevilla y la plaza central del Parque Empresarial Arte Sacro se convirtió en el enclave perfecto para deleitarse con las actividades planificadas con motivo de la celebración de unas jornadas de puertas abiertas. Entre la programación destacaba la Pasarela Wappíssima 2017, una de las citas con la moda flamenca de la ciudad, previas a las festividades que se esperan nada más concluir este mes. Una amplia pasarela con una sola línea de asientos se dispuso a lo largo del gran pasillo de paredes enladrilladas del patio central, que dieron sombra durante toda la cita, aliviando de las altas temperaturas a todo aquel que quiso acercarse al parque esa misma tarde.

Las propuestas de diseñadores noveles pertenecientes a la Escuela de Sevilla de Moda abrieron la edición vespertina de desfiles que se prolongaron hasta poco más de las diez de la noche. Propuestas arriesgadas con otras mucho más clásicas, pero con una tónica generalizada: la defensa de los volúmenes y del color. El traje regional andaluz es el único que sucumbe a los postulados de la moda internacional, por lo que los turquesas y fucsias fueron los protagonistas indiscutibles de la tarde. Se sumaron a la explosión cromática los diseños de Sara Noguero, José Manuel Valencia y Pilar Arregui. Innovación sin necesidad de renunciar a la esencia de lo estrictamente flamenco, con trajes rojos y negros como protagonistas, como en las propuestas de la diseñadora Aurora Ruiz. También los ramilletes naturales prendidos en el pelo dejaban, en el caso de Eliz Smis, un regusto por lo de siempre, en una convivencia perfecta con el patronaje transgresor de sus diseños. Pero no sólo las formas, también los tejidos, reivindicaron su importancia en un vestido que se adapta a la perfección al cuerpo femenino. Inma Benicio optó por satenes que vestían a una flamenca ligera que dejaba entrever su sensualidad entre los rosas empolvados, los beiges y blancos de sus detalles en organza.

El parque empresarial Arte Sacro, en principio relegado a la actividad meramente cofradiera, se ha ido reconvirtiendo en los últimos años en un núcleo económico de empresas provenientes de diferentes sectores, aunque casi todas ellas relacionadas con el mundo del arte. La moda, la arquitectura o la artesanía conviven colindantes entre los edificios de este conjunto arquitectónico que fue visitado este fin de semana por unas 3.000 personas. Tras los desfiles, los conciertos de varias agrupaciones amenizaron la noche alargando la sesión hasta bien pasada la medianoche.

más noticias de VIVIR Ir a la sección Vivir »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios