Comunión en un castillo de sueños

  • La fotógrafa Elisa Muñiz crea tendencia a través de su trabajo con fines solidarios

Como si de un cuento se tratase, en la historia de Elisa Muñiz existe un príncipe, su hijo Antonio; una princesa, la mejor amiga de su hijo, Claudia, y un castillo aún por construir pero que ya está habitado por sueños e ilusiones. En toda esta fábula y haciendo las veces de narradora, Elisa Muñiz es la encargada de captar cada instante con el objetivo de conseguir un final feliz. Lo hace profesionalmente a través de su trabajo como fotógrafa de moda infantil con el único propósito de obtener fondos para sacar adelante el proyecto solidario de un centro ocupacional para niños, como su pequeño, con discapacidad. Este proyecto tiene por nombre El Castillo de Antonio y Claudia y se presentó recientemente en Comunión 2014, una producción desarrollada en la Hacienda la Atalaya Alta con Abascal Eventos que recreó, a través de una jornada de sesiones fotográficas, el ambiente de una comunión y definió las últimas tendencias en moda para este tipo de actos.

"A veces, la vida da un giro de 360 grados inesperadamente y necesitas encontrar una vía de escape para seguir adelante; tras el nacimiento de mi único hijo, Antonio, y debido a su discapacidad, la fotografía se ha convertido en mi refugio para coger fuerzas cada día, seguir inventando por mucho tiempo y llegar a la meta haciendo realidad un proyecto personal", explica Elisa Muñiz cuando habla de los comienzos de El Castillo de Antonio y Claudia, y añade: "Claudia es su pequeña amiga del alma, juntos han recorrido estos últimos nueve años, y juntos tienen que conseguirlo".

También participa en esta iniciativa Concha Suárez, la madre de Claudia, responsable del blog El Castillo de Antonio y Claudia, donde los menores, a través de sus madres, cuentan noticias sobre moda e informan de los proyectos solidarios que juntos organizan a través de la moda y la fotografía, siempre con la mirada puesta en aportar granitos de arena para construir un centro ocupacional en Sevilla para niños discapacitados. Todo ello, "pensando en el futuro de nuestros hijos, para cuando salgan del colegio, y a la vez con la intención de compartirlo con todos esos niños que también cumplirán una edad y saldrán del cole como ellos".

El interés de Elisa Muñiz por la fotografía comenzó cuando su hijo cumplió un año y una cámara de fotos llegó a sus manos. Tras recibir formación para iniciarse, comenzó su aventura. Cuando Antonio cumplió dos años, fue la primera vez que se separó de él para viajar a Polonia para representar, junto a otros compañeros, a la escuela Coberturaphoto en el I Fotofestival de Lodz con su proyecto personal sobre la discapacidad de su hijo, titulado Déjame que te cuente..."Tras ese viaje comprendí que mi mundo fotográfico giraba en torno a los niños", detalla la fotógrafa.

Así, Elisa Muñiz arrancó su carrera creando catálogos de moda infantil, editoriales, reportajes familiares y abrió El Chiringuito de Elisa, un estudio ubicado en el barrio del Arenal. Actualmente, continúa su formación en la Escuela de Fotografía Workshopexperience en Madrid.

Varias son las vertientes dentro de la fotografía que trabaja Muñiz; una de ellas recoge eventos como Comunión 2014, donde se recreó una celebración de este tipo. En este caso, además de servir de presentación oficial de El Castillo de Antonio y Claudia, se ofrecieron ideas de decoración, haciendas y caterings. Para ello, en el marco de la Hacienda Atalaya Alta, 24 modelos profesionales infantiles venidos de distintos puntos de España posaron junto a 15 figurantes bajo la dirección de Elisa Muñiz, "en una sesión que suele durar lo mismo que un día de campo con la familia y amigos". Un encuentro que pone la primera piedra para construir un castillo de ensueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios