Salir de día: Una lección de historia al otro lado del río

  • l Plaza del Altozano s/n. Abre de lunes a jueves de 10:00 a 14:00 y sábados, domingos y festivos también de 16:00 a 18:00. Tanto la entrada como el servicio de audioguías son gratuitos. El 1 de enero permanecerá cerrado. Más en el 954 332 240 y en 'www.elcastillodesanjorge.es'

castillo de san jorge

A lo largo de los dos años que lleva abierto, el Castillo de San Jorge ha recibido ya a cerca de 50.000 visitantes atraídos por la historia que encierra la que fue sede del Tribunal de la Santa Inquisición entre los siglos XV y XVIII y que hoy es un museo dotado de la última tecnología que permite no sólo realizar un viaje al pasado sino también reflexionar sobre las injusticias que aún acechan al ser humano en diferentes partes del mundo.

La visita al Castillo de San Jorge se inicia en la planta alta, donde se proyecta un vídeo que sirve para acercar hasta el público cuestiones como el juicio de valor, el abuso de poder y el sufrimiento de las víctimas, los tres pilares sobre los que se asienta la experiencia en este museo. A continuación, en la denominada Sala Sensorial, un conjunto de imágenes tienen la misión de tratar de hacer comprensibles, en la medida de lo posible, los sentimientos de soledad o desvalimiento que sufrieron entre los muros del castillo las víctimas de la Inquisición.

A partir de ese momento, el visitante inicia el recorrido por los restos del castillo y con la ayuda de audiovisuales y paneles explicativos va reconstruyendo la historia del edificio desde su construcción como fortaleza almohade hasta la actualidad. Una maqueta que representa cómo era el castillo en el siglo XVIII completa este segundo punto de la visita.

Por último, los visitantes se detienen en la faceta más oscura de la dilatada historia del Castillo de San Jorge, cuando sus muros prestaban servicio a la Inquisición. Las reproducciones de las cárceles y audiencias se suman al acercamiento de las víctimas y verdugos para contar parte de la barbarie que presenciaron los muros de este edificio.

La experiencia de la visita al Castillo de San Jorge resulta enriquecedora tanto por los conocimientos de historia que conlleva como por la profunda reflexión que provoca en los que la realizan. Para lograrlo el museo ha ido sumando nuevos sistemas tecnológicos como la audioguía gratuita que estrenó el pasado mes de junio. Hace apenas dos meses el museo implantó también un servicio para personas sordas que permite que, a través de unas tabletas que interpretan el lenguaje de signos, cualquier persona pueda disfrutar de la visita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios