Versión televisiva del conflicto más profundo

  • La joven autora sevillana Carlota Berzal llega a la final del certamen de teatro 'Desencaja 2014' con su obra original 'Filipo'

"Una inversión tanto económica como de ilusiones". Así explica Carlota Berzal lo que significa para ella empezar un nuevo proyecto teatral a gran escala. Sólo tiene 22 años, pero ya figura en su currículum la autoría de una obra de teatro de larga duración y varias más breves. Esta primera pieza lleva por título Filipo y fue una de las cuatro finalistas del Certamen de Artes Escénicas del Programa Desencaja, organizado por el Instituto Andaluz de la Juventud y que finalizó el 1 de febrero.

La joven sevillana tuvo que irse hasta Buenos Aires -en el verano de 2013 realizó allí unos cursos de formación- para que su creación tomara forma definitiva. "Me afectó mucho enterarme de que había gente que se suicidaba por culpa de la crisis económica y, junto con la influencia de ciertos autores centrados en el conflicto interior, provocaron que uniera varios textos que tenía escritos", manifiesta.

Así nació Filipo, una pieza que cuenta la historia de un joven inadaptado, sin estudios ni vida social, y su madre discapacitada. Sin embargo, ante la profundidad de estos personajes, Berzal introdujo la figura del presentador, que desde fuera conduce la obra e interactúa con el espectador. "Me inspiré en algunos locutores de radio y en Jorge Javier Vázquez. Es un personaje con una guasa malvada y que sirve para dar vidilla a Filipo", apunta la sevillana, que alude al concepto televisivo que rodea toda la obra. "Como en la publicidad actual, la intención es que el espectador reciba un bombardeo de información", cuenta la autora. El elenco lo completan los tres actores del coro, una figura inspirada en el teatro clásico griego, que sirve para expresar los sentimientos del protagonista mediante las coreografías que se intercalan en guión, pero también hacen a veces de mesa, de bailarines de un videoclip o de extras en los flashbacks de Filipo.

Berzal estrenó su obra en marzo en la Escuela Superior de Arte Dramático, donde realizó sus estudios, y decidió enviarlo a todos los festivales que se le pasaron por la cabeza y así llegó al Programa Desencaja. Para participar, tuvo que reducir los diez miembros del evento a los ocho que exigían las bases y así nació la Compañía La Turba, formada por la propia Berzal, la iluminadora Verónica Gallardo, Daniel Berzal, Lola Pardo de Donlebún y los actores Cristian Ávila, María Cazenave, María Dolores Carrasco, Iván Fernández, Cristina García Díaz y Natán Segado. "Hemos tenido que cambiar mucho la obra para adaptara a los cambios en el elenco, pero también porque hacemos referencia a la actualidad", señala la joven creadora, que agradece el compromiso de sus colaboradores por trabajar durante los ensayos "por amor al arte".

A pesar de no conseguir el primer puesto del certamen regional, Carlota Berzal se muestra muy satisfecha por la trayectoria de Filipo, que estuvo este verano en el Auditorio Costa Rica de Cádiz, y su objetivo es seguir con el rodaje. Para ello, aprovecha su inexperiencia, que puede considerarse una carencia, como una ventaja. "Hay muchos organismos que apoyan a los jóvenes creadores y eso lo tenemos que utilizar en nuestro favor". Ideas no le faltan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios