Un ejemplo de entrega a los demás

  • Voluntario de la ONCE Mañana se celebrará el Día del Voluntario, un homenaje a aquellos que, como este joven nigeriano, ofrecen su tiempo y trabajo de forma desinteresada. La ONCE le premió como Mejor Voluntario del Año; él se considera afortunado "por sacar una sonrisa a quien más lo necesita"

Idowu Ariyo llegó de Nigeria en 2003, como otros tantos del continente africano, con la intención de ganarse la vida, pero su objetivo se desmoronó en apenas dos semanas. "Sólo pude trabajar en la recogida de la aceituna 15 días porque un accidente de tráfico me dejó sin movilidad y hospitalizado durante un año en el Hospital Virgen del Rocío". La vida le puso una traba que finalmente superó "gracias a la rehabilitación y a las personas, voluntarias, que acudían al hospital a darme ánimos y apoyarme". Este ejemplo de humanidad le sirvió para interesarse por tareas de voluntariado que, finalmente, cumple en la ONCE desde el año 2006. "Acompaño a personas con discapacidad al médico, a pasear, etcétera; para lo que me llamen estoy siempre dispuesto". Y fue su disponibilidad y buen hacer lo que le mereció el título de Mejor Voluntario del Año en 2006. Sevillista de adopción, afirma que su integración ha sido mucho más sencilla debido a la cantidad de personas que ha conocido en este tiempo en la ciudad y de las que ha aprendido "mucho de lo que significa la amistad y la solidaridad, sin más interés que el ayudar a quien lo necesita". Ya en su país natal, apoyaba a los enfermos hospitalizados que no podían pagar su asistencia sanitaria. Hoy, sigue desplazándose de forma totalmente desinteresada hasta el Hospital San Juan de Dios para tender su mano a quienes sufren un momento difícil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios