En favor de quien menos tiene

"Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir". Éste es el mensaje que lanza Caritas en su campaña de Navidad, marcada por la crisis y las necesidades a las que desde parroquias, hermandades, comedores sociales y economatos se busca hacer frente.

Lo importante es la actitud y las ganas de colaborar, coinciden en afirmar desde las diferentes parroquias. "Ayudar en la medida que pueda cada uno, donando alimentos, ropa o juguetes", explica Antonio Bernal, director de Critas Parroquial de la Iglesia de los Dolores del Cerro del Águila. "Con poco podemos conseguir hacer feliz a muchos. Enseñar que se puede vivir de manera más austera para ayudar a quienes no tienen para comer o vestirse", asegura Manuel Vecino, director de Cáritas de la parroquia de Santa María Magdalena, donde repartirán aceite y mantecados entre las familias del economato.

Cada una de las parroquias se encarga de poner en marcha su propia campaña, y siempre las grandes sustentan la labor de las que cuentan con menos medios. Los sobres de donativo y las cabalgatas y campañas de recolecta de productos que, posteriormente se reparten entre las familias, son los mecanismos para hacer llegar el mensaje solidario. Así, el grupo parroquial del Cerro del Águila organiza, hasta el próximo domingo 18 de diciembre, diversas actividades en el centro comercial Alcampo. "A través de teatros, actuaciones musicales, exposiciones y talleres queremos recaudar lo máximo y lograr superar los 2.500 kilos de alimentos que pudimos repartir entre las familias del barrio en la anterior campaña", asegura Juan Luis Pagés, subdirector de Cáritas de la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores. El grupo Azotea amenizará la jornada de hoy a partir de las 18:00. Así, con todo lo recaudado, se elaborarán cestas de Navidad, "con productos de primera necesidad y otros típicos de Navidad", que se repartirán entre las 70 familias con las que colaboran.

El sábado 17, la parroquia de San Sebastián (El Porvenir) llevará a cabo la recogida de alimentos, donde anualmente se consiguen entre 6.000 y 8.000 kilos. Asimismo, durante las misas del sábado y el domingo se recogerán los donativos en la parroquia de San Román y Santa Catalina. "La recogida de alimentos que todos los años organizan los jóvenes de las hermandades ha sido generosa", afirma Manuel Calvo de los Ríos, responsable de Cáritas Parroquial de San Román y Santa Catalina, aunque reconoce que la necesidad ha aumentado cerca de un 30% respecto al año pasado. "Atendemos a mayores y cada vez más a personas que al perder su empleo han tenido que volver a casa de sus padres y son ahora los abuelos quienes se convierten en cabeza de familia". Cubren en torno a los 14.000 alimentos al año y atienden al conjunto de 42 familias.

Ayuda a domicilio, asistencia a mayores e inmigrantes, sustento económico para otras parroquias, comida y ropa son las necesidades que presentan mayor demanda cada año. "No tenemos que esperar a que las personas acudan a nosotros, sino que debemos también acercamos a ellas para atenderlas en su día a día", concluye Manuel Vecino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios