Mucho más que marcianitos

novedad

El Centro de las Artes de Sevilla inauguró ayer la exposición Glitch. Videojuego e ilustración, una muestra que recoge el trabajo de más de una veintena de ilustradores sobre diferentes aspectos de la cultura de los videojuegos y la relación que existe entre ambos universos creativos. En concreto, Glitch exhibe la obra de 24 ilustradores de diferentes generaciones y nacionalidades, en torno al mismo tema. Entre los participantes se incluyen Amaia Arrazola, Puño, Martín Satí, Aitor Saraiba, Oscar Giménez, Tavo, Steve Simpson, Ana Juan, Ágreda, Pau Sanz i Vila, Adrian Smith, Irene Mala, Díaz-Faes o Jesús Prudencio entre otros.

Desde sus orígenes en 1972 con Pong, videojuego de primera generación publicado por Atari, hasta las actuales consolas y juegos en línea; los videojuegos conforman un sector que en los últimos años ha vivido un desarrollo espectacular y que ya se considera uno de los ejes fundamentales de la cultura contemporánea, tanto desde el punto de vista tecnológico e industrial como estético y creativo. La gamificación, que consiste en aplicar videojuegos a entornos no lúdicos; tiene como principal tendencia entre su oferta los serious games, juegos que van más allá del entretenimiento, la realidad virtual y los dispositivos tecnológicos inmersivos. Al mismo tiempo, la industria del videojuego se sirve de la ilustración como herramienta conceptual y narrativa, tanto para el diseño como para el desarrollo de los proyectos.

Paralelamente, la ilustración, considerada mucho tiempo como un arte menor, vive un gran momento de reconocimiento y popularidad. Un medio versátil en técnica, discurso y función; ya sea creativa, conceptual, publicitaria o divulgativa. En España, autores como Puño, Aitor Saraiba, Óscar Giménez o Amaia Arrazola son una clara muestra de la capacidad y vitalidad de la profesión, aunando el interés creativo y comercial.

Glitch, es un entorno para que ambas disciplinas dialoguen. No se trata solo de un homenaje al universo de los videojuegos, sino de aportar la visión que cada autor tiene sobre el medio; analizar sus aspectos conceptuales, narrativos, de diseño e imagen, sociales, culturales o psicológico.

Los comisarios de la muestra, Alejandro Rojas, Lola Zehínos y David Rodríguez, proponen a los ilustradores nacionales e internacionales participantes que hagan una reflexión visual sobre el ecosistema de los videojuegos demostrando que los videojuegos y la ilustración son dos ámbitos estrechamente relacionados e influyentes en el contexto cultural actual.

El horario de vistas es de lunes a sábados de 11:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios