Pasarela Wappíssima 2016

Flamencas de vanguardia en la Pasarela Wappíssima

Flamencas de vanguardia en la Pasarela Wappíssima Flamencas de vanguardia en la Pasarela Wappíssima

Flamencas de vanguardia en la Pasarela Wappíssima

En estas semanas previas a las fiestas de la primavera en Andalucía la moda flamenca se adueña de las agendas de eventos en Sevilla. Ayer la cita tuvo además un valor añadido ya que, gracias a Sevilla de Moda, se celebró el primer día de la Pasarela Wappíssima 2016 en el Monasterio de San Jerónimo. Este enclave inigualable, de estilo gótico flamígero y renacentista del año 1414, se construyó gracias al impulso de los padres fundadores fray Diego de Sevilla y fray Juan de Medina para acoger la Orden de San Jerónimo fundada por el papa Gregorio XI. Flamencas modernas diseñadas por las nuevas agujas del panorama han desfilado por el mayor claustro renacentista de España, en el mismo edificio que albergó obras de Valdés Leal, Zurbarán, Torrigiano y Espinal.

Dos días en los que se llegará a ver un centenar de diseños tanto de aquellos que luchan por hacerse un hueco, como de agujas consagradas, ya que es la principal pasarela en firmas de emprendedores y nuevos valores. La jornada comenzó con las propuestas de cinco diseñadores y un desfile colectivo. En primer lugar se dio a conocer Entrepatiosyflores, de Lucía Herreros, inspirada en un patio sevillano del siglo XVIII donde convivía una comunidad gitana. Seguidamente, Inma Benicio, criada entre tierras con sabor a caballos, vinos y la mezquita de Córdoba, a pesar de haber nacido en Jerez, vistió a flamencas con A mi manera, una colección cargada de materiales y detalles como las plumas, las lentejuelas o el brillo. El diseñador Juan Galocha, que normalmente no se dedica a la moda flamenca, trajo una colección prêt à porter para mujeres que quieran ir a la feria elegantes y con un aire flamenco. Se pudo comprobar la gran elaboración en los cortes y la exquisitez de los tejidos con un estilo elegante a la vez que original.

Irene Vázquez, por su parte, opta por tejidos como plumetis, gasas bordadas o popelines de licra en su colección Yo, en la que se disfrutó de unos vestidos de corte clásico pero llenos de innovación. El turno de diseñadores individuales lo cerró Slava, que mostró unos looks muy cómodos para llevar en la próxima Feria de Abril inspirada en los trajes de las flamencas de los años 60 y 70. Para terminar, un desfile colectivo de los estudiantes de segundo y tercero de la Escuela de Moda de Sevilla de Moda puso el broche a una tarde llena de ingenio y nuevos aires en la moda flamenca.

La jornada del sábado comenzó con Rocío Montserrat y su colección Mi sentir flamenco. Compuesta por 10 trajes, en ella se apreciaron diseños inspirados en las tendencias parisinas de Coco Chanel, sin dejar a un lado los cortes clásicos de la flamenca antigua. A destacar en esta firma los grandes volantes muy voluminosos. Ligeros y con un corte cómodo, los diseños de Ángeles Copete fueron los siguientes en hacer su aparición. Para todo tipo de bolsillos, estos trajes están pensados, además de para la Feria, para las romerías. Siguiendo la línea clásica, Eduardo de los Santos llevó a la pasarela una colección basada íntegramente en los lunares y las flores.

Como puntos fuertes durante la jornada de ayer están los diseños de José Raposo. Finalista en el último certamen de noveles Simof 2016, este joven desfiló con su colección La amapola. Inspirada en los cortijos andaluces y en las mujeres jornaleras, en los diseños de Raposo se aprecia la descomposición de los colores de esta flor. Sin volantes en las mangas y con mucho volumen en los hombros, abrió la colección con lunares para, poco a poco, llegar a un único color y terminar con un diseño completamente amarillo. Compuesta de diez modelos, los complementos que acompañaban a los trajes están realizados en esparto y destacan las amapolas como flores escogidas, los pañuelos y los sombreros. Completamente rompedor, Mario Valladares presentó su colección Diáñez, inspirada en quien lo inició en el mundo de la moda flamenca, su abuela paterna. Su colección, que reivindicaba a la mujer real y con curvas, contaba con dos líneas, una estándar y otra curvy, además de con dos diseños infantiles. Con modelos en dos piezas, en sus diseños se aprecian los toques vintage, con colores teja, aguamarina y mostaza, y también aspectos más innovadores, como tejidos en neopreno o polipiel. Este último está presente en las peinas con las que se adornan sus diseños. Creados por Patricia Vergara, entre los accesorios, destacan los pendientes trepadores y la escasez de flores.

Otros de los noveles que participaron en esta pasarela fueron María Ramírez, Bastien Duhem, Sergy Garrido, Airam Beige, Samuel Fernández, Isabel Araujo y Didí Martí y la Escuela de Sevilla de Moda.

Cabe recordar que el portal de moda flamenca Wappíssima, plataforma on line del Grupo Joly, al que pertenece este diario, da nombre a esta pasarela y difunde todo lo acontecido en su edición en digital, donde además podrán verse todas las imágenes de las dos jornadas de desfiles.

Laura Liñán y Pilar Larrondo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios