El cine español conmemora los treinta años de los Goya

Los Goya: 30 años de distinción

Imágenes: EFE Imágenes: EFE

Imágenes: EFE

El cine español se vistió anoche de gala para conmemorar los 30 años de los premios Goya. Era una ocasión que no podía pasar de puntillas y por eso el plantel nacional de actores pisó la alfombra roja con sus mejores atuendos (o no).

La sencillez de diseños como el de Clara Lago, Marta Hazas o Úrsula Corberó se llevaron el Goya a la elegancia en la alfombra roja. La novia del presentador de la gala acudió con un sencillo vestido de seda salvaje verde con tornasol en turquesa y escote asimétrico de Georges Chakra y melena semirrecogida, mientras que Marta Hazas, que hizo gala de su naturalidad con un recogido en una coleta, optó por un dos piezas blanco roto de Carolina Herrera NY en el que destacaban pequeñas piezas de metal en el escote y la cintura. También llegó muy sencilla Úrsula Corberó, con un diseño de Teresa Helbig granate de terciopelo en el que destacaba el gran escote asimétrico de su espalda y su gran abertura lateral.

Juana Acosta también se presentó con un elegante vestido negro de terciopelo de escote corazón y mangas caídas que recordaba mucho al Versace que lució Scarlett Johansson en el último festival de Venecia.

Con un Elie Saab en marfil posó muy coqueta Silvia Abascal, que ha vuelto a encontrar su sitio en el cine tras la dura experiencia vivida hace cuatro años.

Entre las más elegantes de la noche se encuentra también Macarena Gómez, con un diseño de Teresa Helbig blanco roto en tul de algodón bordado a mano con lentejuelas y pedrería, un vestido en el que destacaban, sobre todo, sus mangas de inspiración asiática. Si ella se encontraba entre las más elegantes, no le pasó lo mismo a su excéntrica pareja, Aldo Comas, que no pasó desapercibido con sus zapatillas de paño azulonas con bordado en oro y su boa de pelo del mismo tono.

La que volvió a hacer gala de su elegancia, aunque no luciendo su vestido más favorecedor, fue Nieves Álvarez, que optó en esta ocasión por un diseño negro de George Chakra con escote asimétrico y llamaradas en rojo que salían desde su cola hasta la mitad de su falda.

La que sí lució espectacular fue Amaia Salamanca, que se decantó por un diseño de Hervé Moreau, director creativo de Pronovias, en tono nude en el que destacaba, sobre todo el gran escote en 'V' de su espalda, rematado con un festón en pedrería que terminaba a modo de hombreras.

Cayetana Guillén Cuervo confió en Caprile, que le diseñó un vestido en tono rosa con un escote de vértigo que le llegaba casi al ombligo. Del mismo diseñador era el vestido de Ana Álvarez, mucho más discreto, en tono blanco roto con escote y mangas de gasa.

A pesar de ser una de las más esperadas de la noche por su nominación en La Novia, el modelo que escogió Inma Cuesta para la ocasión no fue ni mucho menos favorecedor. La actriz jiennense se decantó por un diseño blanco con cuellos de camisa y mangas de gasa, que dejaba el protagonismo a su delantera, bordada en negro con motivos geométricos, y su espalda .

Una de las más esperadas de la noche fue Isabel Preysler, que se presentó con un ceñido vestido negro de Naemm Khan con escote en V y pedrería en tono plata que formaba un dibujo a modo de estrella en toda la pieza. Preysler posó en la alfombra roja de la mano de su pareja, el nobel Mario Vargas Llosa, que fue el encargado de entregar el Goya al mejor guión.

Belén Esteban lució espectacular con un vestido blanco de Rosa Clará y tampoco pasó desapercibido el diseño negro de escote palabra de honor rematado en pedrería de Penélope Cruz. Paz Vega optó por un Calvin Klein en tono marfil, mientras que Belén Rueda se decantó por el blanco con un bonito vestido de Rosa Clará. También optó por el blanco María León, aunque en su caso lo combinó con los pájaros negros del estampado y las alas en tono oscuro de su escote.

Entre los chicos, casi todos de esmoquin, hay que resaltar al guapísimo Jesús Castro como el más elegante de la noche y a Miguel Ángel Muñoz, con su esmoquin verde oscuro de Dolce & Gabanna, como el más original. El peor, sin duda alguna, fue Óscar Jaenada, que no pasó desapercibido con un modelito que recordaba mucho al que lucía Johnny Depp en Piratas del Caribe, con sombrero incluido.

Entre las chicas, uno de los diseños más criticados fue la combinación imposible de Yolanda Ramos, que tomó el relevo a la mismísima Massiel con un vestido de escote infinito que casi se unía a la abertura de la falda de encaje y que terminó combinando con un abrigo de lana blanca. Tampoco Miriam Díaz Aroca hizo una buena elección, con un diseño dorado de mangas acampanadas y cuyo escote pedía al menos dos tallas más. Vanesa Martín y su mono celeste, la cantante Sara Vega, con sus encajes imposibles, y Verónica Fernández y su estampado de tapicería también encontraron un sitio entre las menos elegantes.

Artículo publicado por I. B. en los diarios del Grupo Joly

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios