El arte de saber ordenar una maleta

Packing Master, una clase práctica para que quepa de todo en la maleta

'Packing Master', el lujo de saber aprovechar la maleta 'Packing Master', el lujo de saber aprovechar la maleta

'Packing Master', el lujo de saber aprovechar la maleta

A veces pagaríamos para que alguien nos hiciera la maleta sin que se reventaran las costuras y que llegara toda la ropa más o menos impecable al destino. Ese servicio ya está disponible en un hotel mallorquín, el Roya Hideaway de Formentor, del grupo Barceló, que ha incorporado a su equipo un packing master, un experto en saber ordenar el equipaje y aprovechar el interior de las maletas sin que el interior se vea en riesgo. El objetivo es que "todo quepa en una maleta", porque a veces con un poco de lógica y maña se puede conseguir sin destrozar las cremalleras.

El hotel de Formentor, todo un refugio de relax, ha pensado en el tiempo que dedican muchos huéspedes a última hora para meter con calzador la ropa y los regalos al final de la estancia y llegar tal vez con un disgusto al aeropuerto o al abrir la maleta en casa. "El verdadero lujo se mide por los detalles y el tiempo es mucho más que eso", se argumenta desde el hotel al haber creado el packing master, que permite que las últimas horas en el establecimiento no se vean enturbiadas por unas maletas que parecen encogerse. El propio master expone a este periódico los consejos para aprovechar la maleta y apurar sus valiosos centímetros cúbicos.

"En principio hay que activar la mentalidad tetris, para que quepan las últimas adquisiciones de las vacaciones. Es un arte el de poder organizar el espacio". Por orden, estas son las prioridades para ir cubriendo el interior de la maleta:

-Primero hay que ubica los zapatos: la mayoría de los viajeros lo dejan para el final, cuando la maleta está perfectamente terminada con la ropa doblado y no hay manera de introducirlos. El truco: colocarlos los primeros, en los laterales y en bolsas individuales. Dentro de los zapatos pueden ir complementos o pequeños recuerdos.

-Segundo: el neceser. Debe ir al fondo de la maleta y que forme un prisma homogéneo.

-Tercero: rellenar los huecos entre zapatos y neceser, con ropa más ligera (ropa interior, prendas livianas), enrollada (por tanto, enrolladas, no dobladas), para que se forme una superficie lo más plana posible para dar cabida a las prendas.

-Cuarto: el resto de la ropa, doblada y planchada. Si hay tiempo para planchar en el hotel, merece la pena invertir esos minutos. Con la ropa planchada caben muchas más piezas.-Y quinto: los cinturones y cables. No enrollados en este caso, porque así ocupan más. Lo mejor: estirarlos bordeando el interior.

Francis Gallardo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios