El paso de filomena por el campo andaluz

El presupuesto de la Consejería para seguros agrarios crecerá este año en Andalucía y llegará a los 12,5 millones

  • Seguro agrario, un aliado imprescindible.  El temporal deja agua para futuros riegos y también daños en invernaderos y cultivo de flor

Cultivos de flores inundados en Chipiona a causa de las lluvias de la pasada semana al paso del temporal Filomena. Cultivos de flores inundados en Chipiona a causa de las lluvias de la pasada semana al paso del temporal Filomena.

Cultivos de flores inundados en Chipiona a causa de las lluvias de la pasada semana al paso del temporal Filomena.

El temporal de agua, nieve y frío que la semana pasada azotó a todo el país pasó casi de puntillas por Andalucía, donde se han registrado algunos daños, pero también se aprecian los beneficios que va a suponer por el aporte de agua consecuente.

En cualquier caso nos recuerda el importante papel que el aseguramiento juega en el sector agrario, de hecho Agroseguro recuerda que el sistema español de Seguros Agrarios Combinados ofrece cobertura al sector agrario frente a los daños causados en las producciones agrícolas y ganaderas por siniestros de diversa naturaleza y que los daños provocados en el campo por el paso de la borrasca Filomena están cubiertos por el seguro agrario.

También la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, se ha aprestado a subrayar la contribución del Gobierno regional a los productores andaluces para la contratación de sus seguros. Destaca que la Consejería ha pagado subvenciones por un importe total de casi 9 millones de euros durante 2020, “lo que ha supuesto un importante esfuerzo por parte de la Junta de Andalucía, que atiende así las necesidades del sector”.

Esto se concede, además, de manera complementaria a las del Ministerio de Agricultura a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa). Crespo ha subrayado que el presupuesto para seguros agrarios crecerá en 2021, ya que se cuenta con un montante de casi 12,5 millones de euros para una convocatoria que se abrirá en la próxima primavera.

Subraya “la importancia de tener suscrito un seguro agrario ante las circunstancias que determinan las contingencias meteorológicas como las que vivimos como consecuencia de la borrasca Filomena, a la que han seguido jornadas de un intenso frío”. Si bien el temporal no ha afectado a Andalucía de la misma manera que a otras regiones españolas, la comunidad no ha quedado ajena a la nieve, las lluvias persistentes en algunas zonas y a las heladas que afectan de manera especial a las del interior.

Recuerda que los siniestros provocados por las inundaciones o lluvias torrenciales, las nevadas, las heladas, los vientos fuertes o los pedriscos son contingencias que cubren estos seguros, además de otras adversidades climáticas, a lo que hay que unir otro tipo de factores como puedan ser las virosis en producciones hortícolas o los incendios, entre otros. También los daños provocados en las estructuras, como los invernaderos. En el caso de la ganadería, las adversidades climáticas como heladas, nevadas o fuertes lluvias, tienen una gran importancia. Igualmente la contratación de seguros permiten hacer frente a las pérdidas ocasionadas por sequías o por enfermedades, entre otras coberturas.

Mejor prevenir

La Consejería de Agricultura respalda la contratación del seguro agrario combinado, ya que para el Gobierno regional “este instrumento ha demostrado su eficacia para salvaguardar las rentas de las explotaciones agrícolas y ganaderas frente a las adversidades meteorológicas y enfermedades o accidentes en cultivos y animales”. Advierte que son circunstancias que pueden llegar a producir daños con pérdidas económicas de grandes dimensiones para los productores, aumentar su endeudamiento e incluso provocar, en último término, el abandono de la actividad agrícola o ganadera.

En cuanto a los daños, Andalucía oriental ha sido la parte más afectada en esta comunidad autónoma. Los caminos y los tejados de las naves se limpiaron casi todos el jueves por la tarde, pero después llovió bastante y el agua se llevó la nieve.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos explica que en Almería, en general, Filomena ha dejado efectos positivos. En cuanto a la producción de hortaliza, el frío intenso puede bajar los rendimientos, pero las mayores dificultades pueden darse por las dificultades en el transporte. Los precios previsiblemente podrían subir, porque algunos agentes pueden tender a elevarlos a causa de los problemas logísticos. En el olivar, en algunas zonas ha llovido muchísimo, lo que retrasará considerablemente, hasta 20 días, el tramo final de la recogida del olivar.

Fresa

En cuanto a la zona fresera de Huelva, se temen los efectos que el bloqueo de camiones en determinadas zonas puedan dejar en la salida del producto hacia todo el país. Además, las bajas temperaturas también están frenando la maduración de la fresa, por lo que la salida de producto se ralentizará.

La zona fresera de Huelva sufre por la distribución y el freno en la maduración

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG- de Cádiz destaca que en la provincia el temporal ha dejado, aproximadamente de media, unos 75 litros por metro cuadrado, “lo que sin duda es una buena noticia dada la situación preocupante en la que se encontraban los embalses gaditanos, al 36% de su capacidad el pasado 5 de enero”.

Filomena ha sido, por tanto, bienvenida por el agua que ha traído al campo, beneficiando a los cultivos de invierno, a los hortícolas al aire libre, a los cereales, a los leñosos, a la ganadería por el pasto y a los cultivos de secano como la remolacha. Es cierto que ha traído frío y heladas de madrugada que, de momento, no han causado daños significativos en la provincia de Cádiz, señala COAG.

Y la peor parte en la provincia gaditana se la ha llevado la zona de Chipiona, pues allí unas 350 hectáreas de cultivos hortícolas y de flores se han visto literalmente bajo agua, en algunos casos hasta con un metro de agua, como consecuencia de las continuas lluvias de los últimos días, que han hecho rebosar el acuífero de Chipiona, subiendo el nivel freático.

Los problemas del acuífero se llevan produciendo desde hace más de dos décadas, sin que se dé una solución a la acumulación de agua subterránea, lo que a priori, según denuncia COAG Cádiz, puede resultar incomprensible, ya que se trata de un bien público muy preciado.

Inundaciones

En esta ocasión, las inundaciones que vienen del propio suelo ha afectado muy negativamente a unas 1.500 familias que viven de la agricultura en la zona, que han perdido sus cosechas, tanto al aire libre como las de invernadero, de patata, boniatos, calabacín, guisantes, berenjenas, tomates, así como de flores: eucalipto, flor de cera, crisantemo, mini-clavel, paniculata y solidago, entre otras, que se estaban cultivando con vistas al Día de los Enamorados y a la campaña de primavera, lo que supone un nuevo varapalo para un sector muy castigado por la pandemia.

COAG Cádiz avisa que el acuífero, que se localiza en la que es considerada la mejor zona de cultivo de Chipiona, no se utiliza para regar como se hacía históricamente, por lo que siempre está lleno y rebosa en cuanto llueve con cierta intensidad o continuidad. Por ello, la organización reclama “la puesta en valor de este bien público, solucionando el grave problema de encharcamiento que sufren los terrenos agrícolas de la zona, por lo que exigimos a las administraciones competentes, Junta y Ayuntamiento de Chipiona, que busquen una solución definitiva”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios