Andalucía

Pacheco acumula ya cuatro faltas leves tras los registros en su celda

  • Tuvo un ventilador a nombre de otro preso, 53 envases para conservar comida y medicinas en exceso

Pedro Pacheco llega a su casa el primer día de su permiso en la pasada Navidad. Pedro Pacheco llega a su casa el primer día de su permiso en la pasada Navidad.

Pedro Pacheco llega a su casa el primer día de su permiso en la pasada Navidad. / miguel ángel gonzález

Comentarios 1

El ex alcalde de Jerez Pedro Pacheco acumula ya cuatro sanciones en los tres años y tres meses que lleva ingresado en prisión. El ex regidor entró en el módulo de respeto de Puerto III el 24 de octubre de 2014, después de que agentes de paisano del Cuerpo Nacional de Policía lo detuvieran junto a su casa cuando se disponía a salir a desayunar y, ya en comisaría, guardias civiles lo trasladaran a prisión.

El primer registro en el que Pedro Pacheco tuvo problemas se produjo a los ocho meses de su estancia en prisión. El 29 de junio de 2015, "al procederse al registro y cacheo de su celda, se encontraron dos frascos de cristal con pastillas, dos tablas de madera de 10x20 centímetros y 10x60 centímetros, un ventilador que estaba a nombre de otro interno, un peine de madera de 20 centímetros de largo, un cinturón con una hebilla de metal grande", así como "más de 40 libros, más de quince revistas" al igual que un "exceso de ropa, un cubo de plástico y una almohada", todo ello excediendo los límites reglamentarios. La comisión disciplinaria calificó dichos hechos como leves y no se aplicaron medidas correctivas por los mismos.

El primer cacheo en el módulo 12 de respeto se produjo a los ocho meses de entrar

El segundo registro de la celda de Pedro Pacheco en el módulo 12 de respeto del centro penitenciario de Puerto III se produjo casi un año más tarde. Fue el 6 de junio de 2016, "cuando a las doce del mediodía se procede al cacheo y requisa de la celda" ocupada por el ex alcalde de Jerez. En dicho registro se localizó "un ventilador del cual Pedro Pacheco no pudo acreditar su titularidad", "dos tacos de madera para hacer flexiones, dos trozos de lija, una regla de metal, un bolígrafo de metal, un afilapuntas de metal, un cortapelos de nariz metálico sin autorización, acumulación y exceso de ropa, así como 52 libros".

En este segundo registro se encontró "acumulación" de la medicación que Pedro Pacheco tiene prescrita". En total, el ex alcalde tenía en su celda tres cajas de medicamentos, 120 pastillas diversas y tres frascos para sus dolencias.La comisión penitenciaria que trata estos asuntos volvió a reunirse. Pese a ser calificada de leve dicha falta, en esta ocasión se le sancionó con tres días de beneficios.

La tercera requisa y cacheo de la celda se llevó a cabo el 24 de julio de 2017. Los funcionarios encontraron "gran cantidad de ropa, por lo que se le retiraron seis camisetas, ocho camisas y camisetas de manga larga y dos toallas". Además de "un bote de spray, un rollo de cinta de embalaje, tres cuchillas de maquinilla de afeitar, 53 envases de plástico para conservar comida y doce revistas. Se le retiraron cuarenta pastillas de un medicamento. Los servicios médicos de la prisión destacaron durante esta investigación que dichos medicamentos se le facilitan mensualmente, "por lo que nunca debería tener 40 pastillas" de los mismos. Nuevamente se reunió la comisión que calificó la falta como leve otra vez, sin castigo de días.

El cuarto y más polémico de los registros fue el 21 de noviembre de 2017, cuando se le intervinieron ocho libros de los 18 que poseía en la celda -diez es el máximo permitido- y una cruz de madera de 87 milímetros hecha de forma artesanal". Los hechos provocaron que la comisión disciplinaria volviera a reunirse y que calificara dicha falta como leve, que se castigó con días de privación de derechos tales como salir al patio.

Tras todo ello, el ex alcalde Pedro Pacheco fue apartado del módulo 12 de respeto y trasladado al número ocho, donde se encuentran numerosos reclusos que, al igual que Pacheco, disfrutan de permisos penitenciarios a la espera de que se les conceda el tercer grado. No en vano, estas faltas leves no han supuesto en ningún momento otro perjuicio para el ex alcalde que quedarse tres días sin acceso a patio. Tanto en la festividad de Navidad como en la de Año Nuevo estuvo de permiso en Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios