Andalucía

Pedro Sánchez no se plantea un adelanto

  • Susana Díaz tiene el calendario libre para convocar la cita andaluza

Pedro Sánchez, en el La Moncloa. Pedro Sánchez, en el La Moncloa.

Pedro Sánchez, en el La Moncloa. / EFE

Comentarios 6

Pedro Sánchez no se plantea en estos momentos ningún adelanto electoral, la negociación de los Presupuestos Generales de 2019 con ERC seguirá delante, así como las mejoras ya pactadas con la Generalitat, que suman 1.450 millones de euros en varios conceptos. El ultimátum del presidente de la Generalitat, Quim Torra, no ha sido  determinante. Por varias razones: primero, porque los socios de ERC no eran partícipes de este chantaje y, segundo, porque la petición -aceptar un referéndum de autodeterminación en el plazo de un mes- no está en la mano ni en la voluntad del Gobierno ni del presidente.

De este modo, Susana Díaz tiene libre el calendario del mes de diciembre para poner la cita de las elecciones andaluzas. La presidenta no quiere que estos comicios pudieran coincidir con unas generales. Pedro Sánchez la sondeó el pasado verano, pero obtuvo una callada por respuesta. Si las elecciones fuesen el 2 de diciembre, la presidenta aún tiene de plazo hasta el martes próximo. 

La presidenta ha acelerado su agenda en las últimas semanas, así como los anuncios de la Junta que deberían cesar en el momento de que convoque. Este miércoles, el SAS ha anunciado la contratación de 1.306 médicos de Atención Primaria desde la bolsa de trabajo, y la convocatoria de 12.000 plazas de residencia de mayores para estancia diurna y completa.

En el momento en que Susana Díaz disuelva el Parlamento, el Gobierno se tendrá que abstener de cualquier anuncio que tenga un sesgo electoralista, en función de una legislación muy restrictivas sobre la acción política en este período. El Consejo de Gobierno del martes pasado aprobó la segregación de ocho municipios, y este miércoles la presidenta visitó uno de ellos: el Palmar de Troya, independizado de Utrera. 

Desde el Gobierno central se admite que el ultimátum de Torra es un contratiempo, pero se relativiza cuál es el poder real del presidente de la Generalitat, que no pertenece a ninguno de los dos partidos independentistas. Bajo ningún concepto esto va a suponer que el Gobierno deje de negociar con Podemos las cuentas de 2019, para después intentarlo con ERC. "Sigue todo adelante", se ha explicado de fuentes cercanas al Ejecutivo. No habrá adelanto electoral en esos meses, mantiene otra fuente.

Torra ha sido, prácticamente, desautorizado por los dos partidos. El mismo ha enviado una carta a Pedro Sánchez en la que le solicita una nueva reunión en Barcelona, pero no cita el ultimátum que le dio el martes en el pleno. Además, ERC y PDeCAT han registrado una iniciativa en la Cámara autonómica en la que se aboga por el diálogo con Sánchez sin ningún tipo de condicionamiento.

No es la primera vez que desde el PSOE andaluz o desde el Gobierno de la Junta se deja caer que Pedro Sánchez pueda estar pensando en un adelanto a causa de la crisis catalana, y que buscaría la coincidencia con las elecciones andaluzas. Es cierto que a Moncloa le hubiese gustado esa coincidencia, pero a lo largo del año 2019, no ahora. En el momento en que Susana Díaz convoque los comicios, no podrán celebrarse otras elecciones en Andalucía en el plazo de dos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios