Día Mundial del Cáncer de Próstata El cáncer de próstata sigue siendo el más común entre los hombres

  • La edad, la genética y la obesidad están entre los factores de riesgo principales

  • La SAOM advierte de una estimación de cerca de un millar fallecimientos por este tipo de cáncer en 2020.

La obesidad está entre los factores de riesgo principales.

La obesidad está entre los factores de riesgo principales. / EFE

Más de 4.000 casos de cáncer de próstata se diagnostican al año en Andalucía, el más frecuente en la población masculina con una incidencia de 90 casos por cada 100.000 habitantes y el más común, superado únicamente por el de mama, según datos de la Consejería de Salud.

Hoy se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Próstata y según informa Juan Leal Lombardo, miembro del equipo de Urología del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, es un tumor relacionado con la edad en la que los varones de entre 50 y 70 años son los más afectados.

El médico hace hincapié en estar alerta a los síntomas y avisa de que “debemos consultar con el urólogo si notamos una disminución del calibre miccional, dificultad para orinar, emisión de sangre con la orina, dolor durante la micción, interrupción del chorro de orina, pérdida de peso no justificada o dolor óseo constante de nueva aparición”.

Leal señala que factores como la edad, la etnia, antecedentes familiares en este tipo de cáncer, factores genéticos (mutación BRCA1 y BRCA2, Síndrome de Lynch) y obesidad pueden influir en el desarrollo del cáncer de próstata en una persona.

Actualmente, “el pronóstico del cáncer de próstata es bueno de forma global y, aunque existen tumores con más agresividad que otros, la gran mayoría de los casos presentan buen pronóstico, haciendo que las tasas de supervivencia a 5 y 10 años sean cercanas al 100%”, indica Leal.

“Los avances en la ciencia han permitido abordar quirúrgicamente tumores de alto riesgo o gran volumen tumoral que tradicionalmente eran descartados para el tratamiento quirúrgico”, dice Leal, quien destaca la utilización de técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas, como la cirugía laparoscópica avanzada, que se emplea para extirpar la próstata con la menor agresividad quirúrgica posible.

Por su parte, la Sociedad Andaluza de Oncología Médica (SAOM) concreta que más de 5.600 hombres fueron diagnosticados de cáncer de próstata el año pasado en Andalucía, con una prevalencia que alcanza los 19.000 casos, según los datos que maneja el organismo.

Sobre los últimos tratamientos y avances oncológicos que se están logrando en los últimos años en este ámbito, y con los que está siendo posible mejorar el diagnóstico, la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes con este tipo de tumor, destaca la incorporación de varios nuevos medicamentos que ya han demostrado su utilidad en la lucha contra este tumor en diferentes fases de la enfermedad, por la que se estima que fallecieron cerca de un millar de hombres en 2020 y se prevén más de 35.000 diagnósticos en 2021.

“A pesar de este crecimiento, debido en buena parte a que también se ha avanzado mucho en el diagnostico precoz y el aumento de la esperanza de vida, los niveles de supervivencia son muy altos en los pacientes con cáncer de próstata, situándose en casi el 90%. Gracias a los nuevos avances en los tratamientos y las terapias innovadoras se está aumentando la supervivencia y la calidad de vida de las personas con este tipo de tumor, hasta el punto de que la supervivencia neta a los cincos años ha crecido un 2% entre el periodo 2002-2007 y 2008-2013. Es más, en este último año se han añadido nuevos medicamentos que ya han demostrado su utilidad contra este tumor en diferentes fases de la enfermedad”, señala el doctor Álvaro Montesa, coordinador del Grupo de Tumores Genitourinarios de la SAOM y oncólogo del Hospital Regional Universitario de Málaga.

En Andalucía, como en el resto de España, los principales afectados son los hombres mayores de 60-65 años, si bien el riesgo de desarrollarlo puede empezar a partir de los 50 años y puede detectarse a partir de esa edad gracias al diagnóstico precoz. La evolución que ha habido en el tratamiento del cáncer de próstata en los últimos años ha sido importante, y destaca el alto nivel de excelencia de la oncología andaluza en este campo, con hospitales que son una referencia en el tratamiento de estos tumores, tanto en la aplicación de las terapias más avanzadas como en el desarrollo de ensayos clínicos cuyos resultados ya están abriendo una esperanza para el futuro.

Para el doctor Montesa, “la oncología de precisión, los nuevos fármacos y tratamientos, y los ensayos clínicos son los grandes pilares que están posibilitando una nueva forma de abordar los tumores, con terapias más avanzadas y personalizadas, también en el cáncer de próstata”, afirma.

Asimismo, “el abordaje multidisciplinar con otros especialistas como los urólogos, los oncólogos radioterápicos o los médicos de Atención Primaria está contribuyendo notablemente a ese avance en el diagnóstico y tratamiento de este tipo de tumores”, añade el presidente de la SAOM, el dr. Antonio Rueda.

Entre los principales factores de riesgo del cáncer de próstata, además de la edad, se encuentra la historia familiar por cuestiones de tipo hereditario -aquellos hombres con un familiar de primer grado con este cáncer tienen más probabilidad de desarrollarlo, aunque tan sólo un 5-10% de estos tumores tienen un componente hereditario-.

En este sentido, los oncólogos médicos aconsejan que aquellos hombres que presenten algún síntoma de la enfermedad, especialmente si tienen o han tenido familiares directos con este tipo de cáncer, consulten a su médico de familia para realizarse una revisión. Entre los síntomas se destacan, en las primeras fases del tumor, la disminución del calibre o interrupción del flujo de orina; el aumento de la frecuencia de la micción; la dificultad para orinar o escozor durante la micción o la sensación de micción incompleta. Los expertos de la SAOM, no obstante, señalan que en la mayoría de las ocasiones, estos síntomas son secundarios a la hiperplasia benigna de próstata, mucho más habitual y completamente benigna. En las fases más avanzadas, los síntomas pueden incluir la aparición de sangre en la orina o signos de infección, aunque son poco frecuentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios