Andalucía

La región, según Susana Díaz

  • La presidenta se centrará en el debate de esta semana a abordar los retos futuros de su mandato, que está dispuesta a agotar

Susana Díaz, en el Palacio de San Telmo el pasado mes de abril. Susana Díaz, en el Palacio de San Telmo el pasado mes de abril.

Susana Díaz, en el Palacio de San Telmo el pasado mes de abril. / raúl caro / efe

Comentarios 2

La estabilidad política en Andalucía no corre peligro. Desde esta premisa, la jefa del Ejecutivo, Susana Díaz, se esforzará en centrar su intervención en el Debate sobre el estado de la Comunidad de esta semana -próximos miércoles y jueves- en abordar la situación política de la región, haciendo especial hincapié en su intención de agotar el mandato. Con esa perspectiva, Díaz pergeña un discurso muy alejado, como ella misma ha dicho en las últimas semanas, "de la aritmética electoral", asunto al que "no pienso dedicarle ni un minuto", según sus propias palabras.

La presidenta quiere esquivar ese escenario y hará todo lo posible porque no se levante ni un metro el decorado que propicie un debate sobre el posible adelanto de las urnas. Díaz -que acudirá al Parlamento a petición propia- enmarca el debate en un momento "crucial" para el futuro de la comunidad, pendiente desde hace tiempo de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fije de una vez la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que debe acometer definitivamente la reforma de la financiación autonómica.

El Gobierno andaluz ha sido, en este sentido, uno de los más exigentes con La Moncloa. El Ejecutivo autonómico, con su jefa a la cabeza, se ha estado volcando en reivindicar y exigir tanto a Rajoy como a su ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, la necesidad "urgente" de celebrar ese CPFF. Y es que a la importancia del nuevo sistema financiero para Andalucía hay que añadir el impacto económico que puedan tener a corto plazo los Presupuestos Generales del Estado para 2018, ahora en tramitación, en las cuentas de la comunidad de 2019 en las que ya trabaja el Ejecutivo que preside Díaz.

El compromiso de la presidenta de aprobar los presupuestos de la Junta para el próximo año disipa por el momento cualquier augurio sobre la posibilidad de que Díaz convoque elecciones anticipadas para el otoño que viene. En esta tesitura, todos los ojos están puestos sobre la actitud y estrategia de Ciudadanos en la comunidad. La formación naranja, sostén de los socialistas al apoyar la investidura de la presidenta, ha dado muestras de algo más que enfriamiento en las relaciones con el PSOE-A, de manera muy relevante con su rechazo a suscribir el modelo de financiación autonómica acordado por el resto de los grupos en la Cámara. No obstante, los dos partidos insisten en que la estabilidad "no corre peligro".

Para Díaz y su equipo, el debate de esta semana es una oportunidad única para abordar y analizar los retos que tiene que marcarse Andalucía y las soluciones a sus problemas más apremiantes. La presidenta tiene rotulado 2018 como un año clave de su gestión y perseguirá en esta comparecencia parlamentaria no entrar en un combate preelectoral con sus adversarios políticos.

En cuanto a éstos, tanto a la derecha como a la izquierda, no parecen guardar grandes expectativas en la cita. Demandan soluciones a los problemas de la región, especialmente al desempleo, y que eluda hacer "grandes anuncios que luego incumple". Por su parte, su partido, el PSOE, considera que el debate evidencia que la prioridad de Díaz es agotar legislatura, seguir gobernando y cumplir los compromisos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios