Santa Marta

Un minuto sobrecogedor en San Andrés

  • Un tío de Marta del Castillo figuró entre la escolta de la Guardia Civil

Las campanas de San Andrés tocan a muerto. Un turista, protegido del sol con un sombrero de paja, quiere pasar. Una agente de la Policía Nacional no le deja y el hombre se encara con ella. Termina pegándole un puñetazo a una valla y dando media vuelta. Las puertas se abren. La cruz de guía se para bajo el dintel y el crucero espera un minuto, dos, tres, hasta que sean justo las 18:25, hora oficial de salida. Las campanas siguen doblando.

Dan las seis y media. La cruz de guía se pierde ya por García Tassara buscando la calle Trajano. Entre el gentío a alguien le molesta mucho la nube de fotógrafos de prensa que le quitan visión. "¿Por qué no se quita usted?". El fotógrafo no responde. Sigue haciendo fotos del Senatus, de un cirio, de la espadaña de San Andrés, de cada uno de los cofrades que emerge desde la penumbra de la iglesia. "Oiga, ¿usted es sordo?". El cámara sigue a lo suyo. "Yo creo que es zorro, en vez de sordo". El comentario provoca una risotada general que se apaga con un siseo procedente de otra zona.

Avanzan los tramos de nazarenos, que salen desde la oscuridad de la iglesia con los cirios ya encendidos. Hace mucho calor, más todavía debe hacer bajo la túnica negra y más aún si se llevan dos horas al sol esperando al misterio del traslado al sepulcro, que se intuye ya en el interior de la parroquia. Se oye la voz del capataz mandando para salvar el primer arco de la puerta. "¡¡¡Más a tierra la trasera!!!". El paso atraviesa el segundo dintel y alcanza la calle. "¡¡¡Las llamaditas muy cortas!!!". Uno de los guardias civiles que escoltan el paso es tío de Marta del Castillo, que ha pedido acompañar al paso. Coincide la salida con una brisa que refresca y hace perderse demasiado pronto la nube de humo que precede al misterio. Todo transcurre muy rápido. En un minuto sobrecogedor el misterio gira y avanza con un paso poderoso, que casi cuesta seguir a los penitentes que vienen detrás con la cruz al hombro. San Andrés se despuebla y se genera el murmullo. "Impresionante".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios