Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Cómics

Al otro lado del lienzo

  • El museo del Louvre esconde algunos secretos entre sus paredes, y el autor japonés Taiyô Matsumoto nos los va a descubrir junto a unos protagonistas muy especiales

Detalle de la ilustración de portada. Detalle de la ilustración de portada.

Detalle de la ilustración de portada.

Visitado por millones de personas al año, el museo francés es uno de los enclaves culturales del mundo, un símbolo. Pero, ¿qué sabemos sobre las personas que trabajan tras sus paredes?

Poco o nada, la verdad.

La historia nos presenta a Cécile, una guía que adora su trabajo aunque en los últimos tiempos empieza a padecer algo de cansancio, la monotonía le pesa como una invisible losa. Siempre recorriendo los mismos pasillos, salas, repitiendo una y otra, y otra vez las idénticas explicaciones que ya salen de su boca como si de un robot se tratara.

Ella aún no lo sabe, pero su relación con su espacio de trabajo va a cambiar desde el momento en el que observe, entre el público, a un minúsculo gatito de color blanco que, impasible, parece haberse colado en este templo dedicado al arte con mayúsculas.

Dos trabajadores, vigilantes nocturnos, serán muy importantes en la trama, ya que uno de ellos, el anciano Sr. Marcel, tiene una triste y misteriosa historia que contar. Y así se lo transmite al recién llegado, el joven e inexperto Patrick.

Junto a Cécile, formarán in trío que recorrerán entre las sombras el enorme lugar en busca de la hermana perdida del anciano, que según su increíble versión, parece estar dentro de uno los lienzos colgados en estas viejas paredes…

Pero esta es solo una parte de la historia, ya que en el punto más alto del edificio vive una particular comunidad felina, compuesta por gatos de varios tipos y condiciones que, cuando están solos se transfiguran gracias a la magia e imaginación del autor de esta historia, adquiriendo cualidades humanas.

Además del pequeño y soñador Copo de Nieve, que nunca más creció y siempre será un niño de pelo blanco, hay otros como Serrucho, un malvado gato que se la tiene jurada al chaval, y con el que va a tener sus más y sus menos. Afortunadamente, cuenta también con algunos defensores, como el estilizado Palitroque, un gato sin pelo que le defenderá a capa y espada.

Y sobre todos ellos, el enorme y tuerto Barba Azul, un gatote, jefe de esta peculiar manada, al que todos y todas respetan, aunque de vez en cuando deba dar un zarpazo para recordarle a los demás su puesto.

Mientras, en un ventanal del ático donde viven, una soñadora araña mira al exterior y creer poder volar sobre los tejados, compartiendo sus sentimientos con el pequeñín del grupo.

Con todos estos personajes, Taiyô Matsumoto, uno de los grandes nombres del tebeo japonés compone un cuento para pequeños y adultos, impregnado de realismo mágico, a la vez que un viaje a través del legendario museo y algunas de sus obras, dando como resultado una bella obra que el propio museo le encargó y que, como suele ocurrir con un autor como él, se transforma en una obra extremadamente personal, enmarcada dentro de su particular universo, donde los lectores hemos podido disfrutar de maravillas como Sunny, GoGo Monster, Primavera Azul o Tekkon Kinkreet, entre otros.

Dejaos llevar por los pasillos y recovecos de este particular museo, el Louvre, y además, si sois amantes de los gatos, disfrutad de una experiencia inolvidable junto a estos animales únicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios