Cómics

Las dos vidas de Daniel

  • Aquella refulgente raya de coca lo iba a llevar a un viaje como ningún otro, topándose de bruces con lo inesperado

Portada del cómic. Portada del cómic.

Portada del cómic.

El protagonista de este cómic es un tipo cualquiera, alguien al que podemos cruzarnos por la calle sin que llame la atención. Su nombre es Daniel, trabaja como electricista y al principio de la historia busca desesperadamente una forma de soportar la incansable cháchara que va a golpearlo en breve, en cuanto entre en casa de su madre.

El encuentro con su colega Pablo, un tipo que trapichea con droga y siempre está metido en marrones, le va a cambiar la vida. O tal vez tendría que decir que se la 'desdobla'…

Sin saber muy bien su origen, Pablo le pasa a Daniel un poco de coca, pero no es la que toma habitualmente, sino una que tiene un aspecto singular y que provoca unos efectos bastante inesperados que, al principio, van a desconcertar totalmente al atribulado protagonista, que ya que se va a encontrar de buenas a primeras, en pelota picada y accediendo a lugares desconocidos a través de unas puertas que tan solo él puede ver, y que van a provocar alguna situación humorística.

Y todo esto podría haber seguido con este tono, si no fuera porque uno de los temas recurrentes con su anciana madre es un tío al que nunca conoció, Gregorio, del que no se sabe nada desde los convulsos años setenta en aquel Buenos Aires ya tan lejano.

En el colegio donde Daniel trabaja reparando la instalación eléctrica surgirá una puerta que lo lleva precisamente a esa época y aquí es donde comienza realmente la historia, y cómo a base de visitar la biblioteca en el presente, este inexperto viajero del tiempo llegará a conocer la historia de su propio país, y a unos jóvenes revolucionarios, poco antes de que la sombra de la dictadura se cerniera sobre Argentina, provocando la tragedia que ya todos conocemos y que cambiaría la vida de muchas personas.

Y así, entre salto y salto, se irá acercando más a la joven bibliotecaria que con tanta paciencia lo atiende con sus peticiones, iniciando una relación, a la vez que en el pasado se siente atraído por Inés, miembro de la radical ORGA y que es, ni más ni menos, que la directora del centro educativo en el que trabaja en el presente…

Si a todo esto el sumáis ese rescate de treinta millones que da título a la obra, nos encontramos con un cómic firmado por dos autores, los argentinos Ángel Mosquito y Federico Reggiani, que se estrenan como dúo artístico en nuestro mercado y que mezclan con mucho talento una trama cotidiana, urbana, con toques de thriller político, mezclado con habilidad con estos viajes en el tiempo de andar por casa, que harán que Daniel, ese improvisado viajero, logre desvelar alguna que otra incógnita. Y todo con el trazo semi caricaturesco de Mosquito que tan bien le viene a la apasionante trama.

Ya se sabe lo que ocurre cuando interactúas con personas y hechos del pasado, ¿no? La existencia de Daniel nunca volverá a ser la misma y, por supuesto, la de su colega Pablo tampoco…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios