Enfermedades infecciosas Sanidad mantiene una vigilancia activa ante posibles nuevos casos de estreptococo A tras la muerte de 2 niños

Cantar qué | Crítica

Sublime melodía

  • Juan de Beatriz publica un primer poemario que deslumbra, 'Cantar qué'

Juan de Beatriz (Lorca, 1994).

Juan de Beatriz (Lorca, 1994). / D. S.

Un poemario lleno de hallazgos, aciertos e imágenes sobresalientes. Así puedo definir Cantar qué, el primer libro de poemas de Juan de Beatriz (Lorca, 1994), con el que ha ganado, y bien merecido, el XXI Premio de Poesía Emilio Prados. Se nota el cuidado de la palabra, el trabajo de la expresión, una imaginación que asombra. En los poemas del libro se da nombre, a través de la metáfora, de la reflexión, del pensamiento, a esas realidades a las que sólo llega el lenguaje de la poesía.

Portada del libro. Portada del libro.

Portada del libro. / D. S.

No es casual que el libro se inicie con una cita de Gamoneda, que dice así: "Hay una especie de interés equivocado en comprender la poesía como se puede comprender el Boletín Oficial del Estado. La poesía es otra lengua (…) ¿Cómo se comprende un fruto? Un fruto usted lo experimenta con los sentidos…". Podríamos bromear con que el BOE no es precisamente un ejemplo de redacción comprensible -quien lo probó lo sabe-, pero entendemos lo que Gamoneda nos quiere decir. De Beatriz viene de esa escuela, de Olvido García Valdés, de Valente, pero en él se percibe una depuración de cierto hermetismo que quizá lo sitúe en otros ecos. En cualquier caso, no sé si estas disquisiciones banales importan cuando leemos: "Nada humano existe / para medir la extensión / que ocupan nuestros cuerpos al amarse. // Su larguísima herida horizontal / su fracturado eclipse / multiplicando la noche". Cuantísima exactitud en la imagen y qué magistral la expresión. La medida relación semántica entre el amor, la herida, la fractura, la noche. Ese eclipse que es la relación sentimental en medio de la oscuridad. En resumen: lo de siempre contado desde una nueva óptica.

Se siguen leyendo versos para subrayar: "vivir es meditar el precipicio". O el cierre del poema Ceguedad, que tanto recuerda al poema Autobiografía, de Luis Rosales: "Así te he venido queriendo yo / como ciego que viese / cada día la luz por vez primera". De antología el poema en prosa Scriptorium.

Juan de Beatriz domina las posibilidades del poema y lleva consigo toda una estirpe de siglos. De Virgilio a Bolaño. Garcilaso, Manrique, Cernuda, Kavafis. No se puede más que recomendar Cantar qué con entusiasmo. Un libro que descubre a un poeta joven que lleva una sublime melodía. El canto de siempre, pero que suena distinto. Atemporal y novedoso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios