Baloncesto en silla de ruedas

Doble esfuerzo sin premio para BSR Vistazul en Barcelona

No pudo comenzar peor la liga para BSR Vistazul al cosechar dos derrotas este sábado ante el UNES FC Barcelona en el pabellón Juan Carlos Navarro de San Feliú de Llobregat. Por la mañana el resultado fue de 73 a 54, mientras que por la tarde el marcador se detuvo en el 70-55 final. A pesar de todo, los nazarenos hicieron un digno papel en ambos encuentros y los resultados son engañosos. 

Esta intensa jornada tuvo lugar debido a un calendario comprimido a causa de las consecuencias de un coronavirus, que todavía azota el mundo. Con el miedo en el cuerpo y cumpliendo las estrictas medidas de seguridad el primero de los dos partidos comenzó con muy buenas sensaciones para los nazarenos.

De hecho, desde el 0-4 inicial los sevillanos plenos de efectividad desarbolaban a los catalanes continuamente en ataque. A dos minutos para terminar el primer cuarto con 10-14 en contra el entrenador culé pide un tiempo muerto. Sus pupilos salen con una actitud defensiva más agresiva para acabar los primeros diez minutos con empate a 16 en el marcador.

La presión a la salida del balón asfixiante que hacen los jugadores de la ciudad condal se le atraganta en exceso a los de Dos Hermanas, pero un parcial de 0-5S, con triple incluido de Fernando Valderrama, antes del descanso aprieta el marcador hasta el 32-29.

El tercer cuarto comienza con la tercera falta cometida por Andrés Frutos, de BSR Vistazul, que a la postre sería definitiva para el devenir del encuentro. El UNES FC Barcelona aprovecha la situación y se acerca a la decena de puntos de diferencia. Un arreón andaluz vuelve a no perderle la cara al choque (51-45 al final del tercer cuarto).

Los últimos diez minutos fueron un querer y no poder del conjunto visitante. Su falta de ritmo de competición y el cansancio hicieron mella en los miembros de la expedición. A todo ello, se le sumó un acierto pleno en el tiro exterior del equipo catalán con lo que se llegó al final con un 73-54. Duro golpe recibido pese a lo vivido en el tiempo reglamentario.

SEGUNDO ASALTO MUY SIMILAR

Apenas cinco horas después saltaron a la misma cancha los mismos protagonistas para disputar otra cita, esta vez correspondiente al partido de vuelta en la liga.

Y el inicio fue un calco del de por la mañana. Parcial de 4-0 para el único club de baloncesto en silla de ruedas de la provincia de Sevilla e igualdad máxima hasta que los de la ciudad condal cambian a una encarecida presión a toda cancha. Esto hace que las distancias se disparen y electrónico refleje un 22-10 a favor del Barça al final del primer cuarto.

Con 31-12 a la mitad del segundo el entrenador sevillano, Francis Almagro, pide un tiempo muerto que paró la sangría nazarena y a partir de ahí comienza una lenta remontada a base de constancia y pundonor.

El paso de los minutos no hacía más que mostrar la recuperación de BSR Vistazul. De hecho, se acercaron a tan sólo 5 puntos (54-49) quedando seis minutos para el final y los nervios afloraban en ambos conjuntos.

Nada más lejos de la realidad. El cansancio acumulado hizo que los visitantes tomaran malas decisiones y cometieran fallos que acaban en rápidas transiciones de los locales a lo que se unió su acierto del tiro a media distancia muy elevado.

Las esperanzas de los andaluces de cosechar un resultado positivo se difuminaron al recibir un demoledor parcial de 14-2. Los 15 puntos en contra al finalizar (70-55) fueron un excesivo castigo dado el mérito de unos y otros.   

Digno papel realizado en estos momentos difíciles por los integrantes del equipo de Dos Hermanas. Hay que recordar su plantilla no vive profesionalmente de este deporte y la mayoría de ellos sienten miedo de contagiarse del Covid-19 por lo que ello supondría en su entorno familiar.

 

La Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad y el Consejo Superior de Deportes se han limitado a legislar unos protocolos de difícil cumplimiento en algunas ocasiones para clubes pequeños como el anteriormente citado.

 

Estas organizaciones priman otros aspectos por encima de la salud, con el consiguiente riesgo para los miembros de estas entidades no sólo de este deporte sino de otros minoritarios y no tanto que están federados, aunque no sean profesionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios