Desde mi córner

Amistoso, pero con cuentas pendientes

  • El gol de Iniesta y la goleada a Casillas en Brasil marcan el partido de hoy en Amsterdam

Con fútbol de competición casi a diario, un partido amistoso pasaría casi desapercibido y con poco sitio en el escaparate mediático, pero éste de hoy en Amsterdam no sólo es de esos, sino que aparece con luz propia. Rutilante luz propia porque son muchas las cuentas pendientes y variopintos los antecedentes. Y es que Holanda, la prestigiosa selección oranje, ha testificado nuestra historia con una trascendencia indudable.

Lo primero que supimos de Holanda fue por la llegada de un futbolista ya muy veterano que arribó al Valencia casi a la vez que Di Stéfano al Madrid. Era Faas Wilkes, un espigado artista del balón que iba dejando rivales en el camino sin perder la verticalidad. La segunda noticia neerlandesa fue por un España-Holanda en Chamartín y que significó el debut con España de Di Stéfano tras obtener la nacionalización. Aquello acabó 5-1, pero es que los tulipanes no eran gran cosa.

Holanda emerge mediante el binomio Rinus Michels&Johan Cruyff a finales de los sesenta. A partir de ahí, Holanda es una potencia mundial que esta noche recibe a España en el Johan Cruyff Arena. La final del Mundial en Johannesburgo que ganó España con gol de Iniesta tuvo cumplida revancha cuatro años más tarde con un 1-5 en Salvador de Bahía mediante un segundo tiempo de pesadilla tras aquel golazo de Van Persie a Casillas al borde mismo del descanso.

Aquello era en mundiales y lo de hoy no, pero el partido tiene mucho contenido por lo que significan ambos y por las cuentas pendientes. Es también una verificación de cómo España afronta la clasificación en Liga de Naciones que tendrá efecto el sábado en Basilea y el martes en la Cartuja con Alemania. Es un amistoso esto de hoy, pero no lo parece por mucho que cuando no hay puntos baja el interés. Es un Holanda-España con sabor a vendetta y a recuerdos agridulces.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios