Deportes

¿Continuidad o ruptura?

  • La salida de Aíto y las marchas de Bamforth y Mata ponen en duda las palabras de Galilea en la presentación del proyecto de Jefferson Capital.

Comentarios 6

Los días pasan y las noticias no llegan. Al menos, las buenas. Porque los aficionados al baloncesto en Sevilla, más de dos semanas después de la presentación en sociedad de las nuevas caras que dirigirán el devenir del extinto Cajasol, todavía se preguntan por la continuidad que pregonaba José Luis Galilea.

Salió Scott Bamfoth en un movimiento que prácticamente nadie entendió, salvo por la posible llegada de un extracomunitario que ocupase su lugar (todo apuntaba al argentino Campazzo, pero desde Madrid se apunta a que su destino puede ser vestir de blanco), lo acompañó Joan Sastre, a quien el club no renovó. Diego Ocampo fue el siguiente, después de que por fin le ofrecieran ser primera espada de un equipo ACB en el UCAM Murcia. Estos movimientos no gustaron a un Aíto García Reneses que decidió declinar la propuesta de renovación. La última noticia fue la marcha de Mata, que hizo su petate para partir a Brasil, amén de Hernangómez, cedido por el Madrid para la pasada temporada.

El único movimiento aplaudido fue la inclusión de Satoransky en el derecho de tanteo, toda vez que en Barcelona daban por hecha su contratación y el club hispalense logró sacar en torno a 300.000 euros por el base de Praga, que defendió durante cinco temporadas la camiseta cajista.

Total, cuatro jugadores en nómina -Porzingis, Balvin, Radicevic y Burjanadze-, más Urtasun, al que se incluyó en derecho de tanteo, y sin entrenador del primer equipo, algo que muestra pocos síntomas de continuar la senda que tantas alegrías llevó a San Pablo la temporada pasada.

Es cierto que todavía falta mucho tiempo para que comience la pretemporada y el margen de maniobra aún es muy amplio. Y el club pide paciencia para encajar las piezas de un puzle que muchos ven roto.

La noria en la que se ha convertiro el banquillo tampoco ayuda. El no de Pedro Martínez hace unos días, uno de los principales candidatos a llevar las riendas del antiguo Cajasol, hace que se complique algo más el panorama. Sito Alonso, que estaba en la recámara, pasa a tener muchas posibilidades de dirigir al CB Sevilla.

La llegada del inquilino al banquillo sevillano debería ser la primera piedra del engranaje que Galilea debe poner en marcha, más teniendo en cuenta que la planificación deportiva dependerá mucho de la opinión del entrenador que dirija a Porzingis y compañía. El resto de piezas que conformarían la maquinaria caerían solas en cuanto vieran arrancar el proyecto ambicioso que se suponía iba a ser. Sin embargo, los días pasan y desde el club nadie dice esta boca es mía.

Movimientos atractivos e inteligentes, como los que trajeron a Xavi Rey del Barcelona en su día o a Hernangómez del Real Madrid la anterior temporada, animarían a una afición sedienta de conocer qué ocurrirá con su equipo a corto plazo. Porque los días continúan pasando y las buenas nuevas apenas llegan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios