final de la Copa del Rey De Becerril a Sevilla, la ruta realista hacia el título

  • El conjunto donostiarra aspira a su tercer título copero 34 años después del segundo

  • No estarán Odegaard ni Willian José, pero sí Merquelanz, Guridi, Sagnan y Carlos Fernández, que fueron rivales en el camino hacia la Copa

  • La final más larga de la historia

Los realistas celebran el gol de Odegaard en el Santiago Bernabéu.

Los realistas celebran el gol de Odegaard en el Santiago Bernabéu. / Rodrigo Jiménez (Efe)

La Real Sociedad aspira a lograr, el próximo sábado, un nuevo título de la Copa del Rey 34 años después después de una carrera de obstáculos en la pasada edición que comenzó contra el humilde Becerril, para superar al Real Madrid en el Bernabéu y eliminar al Mirandés en algunas estaciones previas a esta final de Sevilla.

El itinerario que ahora llega a su fin comenzó un 19 de diciembre de 2019 en la localidad palentina de Becerril de Campos donde un equipo de Tercera División, el primer rival de los donostiarras, sucumbió con un concluyente 0-8 que anticipaba la histórica y exitosa experiencia para los de Imanol Alguacil.

Un encuentro que germinó en una relación de amistad que concluyó con la invitación a asistir al Reale Arena a todos los habitantes del municipio, cursada por el presidente realista, Jokin Aperribay, que el pueblo palentino ha agradecido esta semana, al colgar la bandera txuriurdin de su balcón consistorial.

Luego seguirían cayendo rivales, primero el Ceuta de la misma categoría (0-4) el 12 de enero, paso previo para darle protagonismo al Reale Arena, determinante al recibir la Real como local a dos equipos de Primera División como Espanyol, en la temporada de su descenso, y Osasuna, ambos encuentros con público en la etapa prepandemia.

Los periquitos cayeron primero (2-0), los navarros después (3-1) para finiquitar de forma positiva enero, antes del mayor reto para el equipo de Imanol Alguacil en esa edición, que se produjo en el Santiago Bernabéu en busca de las semifinales, hito que alcanzaban los guipuzcoanos por segunda vez en seis temporadas. 

Fue uno de los partidos más abiertos y espectaculares de la Copa 19/20 en el que los donostiarras, con Alexander Isak estelar, goleaban 1-4 a falta de 10 minutos para el final, pero el equipo blanco con dos tantos casi seguidos de Rodrygo y Nacho llegó al tiempo de descuento con una opción de prórroga que no llegó a alcanzar por muy poco.

Crónica Crónica

Crónica

El factor suerte necesario en el torneo del K.O. había elegido a una Real que se plantó en las semifinales ya con un duelo a doble partido ante el conjunto revelación y matagigantes de la pasada Copa.

El Mirandés llegó a ir empate en la ida en Anoeta antes de ceder 2-1 y quedar pendiente de decisión el pase a la final en Anduva, donde Mikel Oyarzabal marcó el decisivo 0-1 en campo burgalés para dar el pasaporte a los vascos.

La exitosa trayectoria, cuyo último trámite ha cumplido un año, tiene varios nombres propios en la Real, el primero de ellos y más importante el de Isak, que llegó la pasada campaña como apuesta de futuro para confirmarse las primeras de cambios con 7 goles y erigirse como el "Pichichi" de la competición, cifra que todavía puede ampliar en la final.

Otro futbolista diferencial fue el capitán Mikel Oyarzabal, clave en la semifinal ante el Mirandés, al que marcó en los dos encuentros para encarrilar el pase a la cita del sábado.

Otros futbolistas claves en esta larga ruta verán el partido por televisión y con una camiseta diferente, como el noruego Martin Odegaard, otra de las estrellas blanquiazules la temporada anterior, o Willian José que lo hará desde Inglaterra, y por contra cuatro jugadores que fueron eliminados podrán estar sobre el césped de La Cartuja. 

Martín Merquelanz, Modibo Sagnan y Jon Guridi, cedidos el año pasado al Mirandés, podrán disputar la final a pesar de que su equipo se quedó a las puertas y se benefician de la situación excepcional del coronavirus que hará también que el equipo que alce el trofeo no tenga premio europeo por su título.

Idéntica circunstancia beneficia al delantero Carlos Fernández, llegado en el mercado invernal a Donostia tras lucirse en el Granada y ahora estará en su tierra natal para apoyar a los blanquiazules en busca del gran éxito de esta joven generación que quiere seguir reivindicando su calidad y también su futuro con un título. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios