Tenis

Roland Garros: Rafa Nadal vence a Schwartzman y se enfrentará a Djokovic en la final

  • El manacorí vence al tenista argentino por 6-3, 6-3 y 7-6 y ya está en otra final de su torneo fetiche

  • El serbio vence a Tsitsipas por 6-3, 6-2, 5-7, 4-6 y 6-1.

Rafa Nadal celebra un punto ante Schwartzman Rafa Nadal celebra un punto ante Schwartzman

Rafa Nadal celebra un punto ante Schwartzman

Rafael Nadal lo ha conseguido: vuelve a estar en la final del Roland Garros, su torneo fetiche. El español lo ha logrado tras vencer al argentino Schwartzman por 6-3, 6-3 y 7-6 (0), en 3 horas y 8 minutos y optará el domingo a su decimotercera Copa de los Mosqueteros. Se enfrentará al serbio Novak Djokovic, que ha ganado a Tsitsipas por  6-3, 6-2, 5-7, 4-6 y 6-1.

Por sexta vez, Nadal alcanza la final de París sin haber perdido un set en su camino. Para lograr su triunfo 99 en Roland Garros, Nadal, de 34 años, tuvo que emplearse a fondo contra el rival que le endosó hace unas semanas su única derrota tras el confinamiento en el Masters 1.000 de Roma y que durante el primer set, que superó la hora de juego, tuteó al defensor del título.

"Diego llegaba en una gran forma, ya me lo había demostrado y lo corroboró aquí contra Thiem. Es uno de los rivales que más te puede romper el saque, ha sido una victoria muy trabajada", señaló el español.

En su primera incursión entre los cuatro mejores de un Grand Slam, el argentino se marchó con la cabeza alta y con la convicción de que no está tan lejos de los mejores.

Su balance de las últimas semanas es positivo, porque derrotó en Roma al número uno sobre tierra, jugó su primera final de un Masters 1.000 y de nuevo rivalizó contra Nadal en sus primeras semifinales de un grande.

Aunque no tendrá premio en forma de título, Schwartzman se llevará la recompensa de entrar por vez primera en el 'top 10', puesto que el lunes será octavo de la clasificación mundial, la guinda del pastel de su temporada en progreso ascendente.

Salió el sol y el día tuvo tintes primaverales en esta edición otoñal. Los abrigos y bufandas tan pintorescos en las gradas de la Philippe Chatrier este año dejaron paso al más típico sombrero blanco, hasta el punto de que el torneo tuvo casi la misma pinta que en mayo y junio.

Hasta se vieron banderas españolas entre el millar de espectadores, cifra limitada por las medidas de seguridad contra la COVID-19, y los gritos de "Allé Rafa" y de "Vamos Diego" rompieron el tono monótono de esta edición del torneo.

El sol, tan esperado, fue sin embargo molesto para el jugador del fondo de la tribuna de presidencia, porque la sombra que hace el nuevo techo de la pista perturba la visibilidad.

Roland Garros se pareció algo a Roland Garros, también en la pista, donde el español prosigue su trayectoria inmaculada en los últimos escalones del torneo, sin derrotas a partir de semifinales, cuando su juego ya se ha rodado suficiente y alcanza su más elevado nivel.

Nadal solo ha cedido dos sets en semifinales y Schwartzman no le robó ninguno, aunque frente al argentino el partido fue un intercambio de zarpazos, interminables idas y venidas de bola.

El argentino tuvo opciones en el primero, más disputado de lo que dice el marcador, que sobrepasó la hora de juego y en el que ambos tuvieron alternativas. Pero mientras Schwartzman solo aprovechó una de las bolas de rotura de que dispuso, Nadal ganó las dos que tuvo y no dejó que su rival se apuntara su servicio hasta el sexto juego, cuando el reloj ya marcaba 45 minutos de partido.

El español mantuvo la ventaja y se apuntó la manga. Si ya era difícil la tarea que traía el argentino, destronar al rey en su feudo, con un set por debajo parecía titánica y el bonaerense debió sentir el peso de la dificultad, porque su tenis perdió un punto de tensión.

No se fue del partido, pero cedió la iniciativa, hasta ese momento compartida, al español, que a la segunda intentona ya le arrebató el saque, sin que pareciera en condiciones de reaccionar un Schwartzman que se fue desdibujando.

Solo en el sexto juego hubo un intento de rebelión, tibio, un 0-30 que coreó el público deseoso de que el duelo recobrara brío. Pero lo acalló el español con un par de golpes magistrales. No tiró el partido el argentino, que en el tercer set cedió su saque, pero lo recuperó en el quinto y de nuevo, tras cederlo al siguiente, en el séptimo.

Dispuso de tres bolas de rotura en el décimo, que le hubieran puesto en situación de servir para apuntarse el set, pero de nuevo las dejó escapar. Forzó un juego de desempate en el que perdió la precisión y cometió varios errores que no le permitieron disputarlo.

Djokovic, su rival en la final

Djokovic, número 1 del mundo, evitó la remontada en semifinales del griego Stefanos Tsitispas, que tras perder las dos primeras mangas forzó una quinta, antes de inclinarse por 6-3, 6-2, 5-7, 4-6 y 6-1 en 3 horas y 54 minutos.

En busca de su segunda Copa de los Mosqueteros, el serbio se medirá contra el español Rafael Nadal, que nunca ha perdido una final y que jugará la número 13 en París tras derrotar al argentino Diego Schwartzman por 6-3, 6-3 y 7-6(0).

"Aquí el favorito es él, es su casa, con todos los títulos que ha ganado. Pero en 2015 le gané. Es el mayor reto que puedes afrontar en nuestro deporte, jugar aquí contra Nadal. Estoy motivado para poder intentar ganar", dijo el serbio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios