Deportes

Simeone contra Mourinho

  • Atlético y Chelsea, dos equipos marcados por el carácter de sus entrenadores, dirimirán hoy el primer duelo de semifinales Courtois, tras la amenaza de la UEFA, jugará de inicio

En su irresistible camino hacia la grandeza, el Atlético de Madrid afrontará su regreso a una semifinal de la Liga de Campeones 40 años después con un duelo ante el Chelsea que promete tensión, fiereza y una gran batalla táctica.

El conjunto español está viviendo un sueño y tiene legítimas aspiraciones de firmar la mejor temporada de su historia, algo que logrará si conquista Liga y Liga de Campeones. En el torneo local marcha primero y depende de sí mismo a cuatro jornadas del final, mientras en la competición continental presentó su seria candidatura tras eliminar al Barcelona.

El duelo ante el Chelsea traerá a dos equipos que son el reflejo de las personalidades de sus respectivos entrenadores, Diego Simeone y José Mourinho, dos estrellas de los banquillos. Además, son dos conjuntos que presentan numerosas similitudes, con el arrojo y la solidez defensiva como principales virtudes.

Será un duelo muy táctico y con una pregunta que desde hace semanas flota en el ambiente: ¿Qué equipo querrá el balón? Porque la realidad es que ambos conjuntos parecen sentirse más cómodos dándole la pelota al contrario.

Pero también es cierto que para el primer partido, el Atlético está más exigido porque debe encontrar una ventaja que le permite ir a Londres con confianza. Pero la primera consigna de Simeone parece clara: no recibir goles.

Para ello contará con la indispensable figura del belga Thibaut Courtois. Cedido por el Chelsea, intentará evitar que el equipo inglés pase a la final. A pesar de las reticencias iniciales de Mourinho, la UEFA le dio al Atlético la oportunidad de alinearlo bajo amenaza de sanción al Chelsea. Y Simeone, cómo no, lo utilizará.

Simeone espera repetir la actuación de hace casi un año, cuando el Atlético conquistó la Copa del Rey al ganar 2-1 a un Madrid que por entonces entrenaba Mourinho. Ese partido ayudó a clarificar el futuro del portugués y su marcha al Chelsea.

Además, el técnico argentino tiene el recuerdo de la Supercopa de Europa de 2012, cuando ganó 4-1 al Chelsea después de jugar un espectacular partido. Fue el inicio de la reubicación del Atlético en el mapa futbolístico mundial.

El Chelsea llegó a Madrid en estado de furia después de su derrota en casa por 1-2 ante el colista Sunderland para quedar atrás en la pelea por el título. Ese encuentro provocó la ira de Mourinho, quien cargó contra los árbitros y la propia competición inglesa.

Una de las incógnitas será ver si juega en la delantera del Chelsea Fernando Torres, ídolo de la hinchada rojiblanca entre 2001 y 2007, en lo que será su primera visita oficial al Vicente Calderón como rival atlético tras su marcha. La ausencia de Eto'o le da más oportunidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios