Betis E.Plus-Morabanc Andorra

Hay vida, que no es poco (76-59)

  • El Betis gana al Andorra e irá a Málaga con opciones de salvación, pero depende de que Estudiantes venza también en Zaragoza.

Foto: F.Ruso/ACB Photo Foto: F.Ruso/ACB Photo

Foto: F.Ruso/ACB Photo

El Betis Energía Plus gastará su última bala en Málaga en la última jornada. En el Martín Carpena ante un Unicaja que pelea por ser cabeza de serie y que no quiere una Liga ACB de 18 equipos la campaña que viene. Un thriller que ningún aficionado sevillano quisiera, pero que visto lo visto tener una posibilidad de lograr la permanencia deportiva en la ACB no es la peor opción ni mucho menos. Y todo porque después de ganar en un partido más o menos cómodo a un Andorra que cumplió en la capital hispalense con el guión de su temporada (sólo dos victorias a domicilio en todo el año), el Manresa, colista, echo una manita a los verdiblancos ganando al Zaragoza.

El duelo del Nou Congost también se las trajo. El cuadro maño llegó a ir ganando en el último cuarto de 11 puntos, pero se relajó y llegó a un final apretado. Jelovac con 78-78 se sacó de la manga un triple estratosférico a falta de tres segundos y le hizo un feo gesto al público por el que los árbitros señalaron técnica. Pere Tomàs acertó desde la personal, Machado forzó el tiempo extra y en la prórroga un Zaragoza muy nervioso perdió un choque que tuvo ganado. Ahora se la jugará ante el Estudiantes en casa y el Betis tratará de vencer a un Unicaja que todavía pelea por ser cabeza de serie en los play off por el título. Vayan dejándose las uñas para comérselas el próximo domingo a partir de las 18:00.

A buenas horas el Betis se decidió por jugar al baloncesto. Defensa agresiva, saliendo rápido en ataque y con el acierto (por fin) que otros días faltó. La puntería tiene que ver mucho con la falta de presión de una plantilla que ya sabía que no depende de sí mismo y se soltó ante una grada escasa, decepcionada por un paupérrimo ejercicio y, por qué no decirlo, poco exigente. Tibios pitos para un plantel que hizo el ridículo ate el Obradoiro hace unos días y que acabó aplaudiendo a los suyos. Bien harán estos y los que faltaron ayer a San Pablo en ir a Málaga.

Pronto se vieron los de Alejandro Martínez con un 10-1 a favor.Stojanovski volvía a erigirse en el anotador que demostró ser años atrás, incluso a inicios de este curso, y a los del Principado, que se jugaban una histórica clasificación para el play off (aunque tenían un par de balas más para hacerlo), no les entraba nada con un Albicy al que le costaba superar la defensa de un intenso Radicevic. El tiempo muerto de Joan Peñarroya activó a los suyos hasta darle la vuelta al marcador y los fantasmas del pasado, de partidos que el Betis ha perdido en la primera parte por encadenar fallo tras fallo, aparecieron en San Pablo, donde los locales no ganaban desde el 8 de enero. Precisamente al Unicaja.

El choque se equilibró, pero esta vez, ya fuese porque el rival no es tan poderoso a domicilio como en su cancha o porque realmente el Betis jugó con cabeza, la igualdad se mantuvo con los puntos exteriores de Lockett y DeVries frente a un intenso Antetokounmpo.

En el vestuario los béticos ya sabrían que el Manresa estaba poniendo en apuros al Zaragoza y se dirían "¿por qué no?". Más vale tarde que nunca y con una canasta de Mahalbasic, sus primeros puntos en el minuto 24, el equipo sevillano inició un parcial de 10-0 para poner un tranquilizador 43-32 con una canasta de Stojanovski. Haciendo un paréntesis en el partido, Alejandro Martínez deberá solucionar para el duelo en el Carpena el problema de los pívots. Seis puntos del austriaco y otros tres de Triguero ayer son un pobre bagaje ante los Omic y Musli. De hecho, Mahalbasic sólo ha logrado más de seis puntos dos veces en los últimos seis encuentros. O se viene arriba y alguien le mete en la cabeza que saltando es más fácil anotar, o habrá que ganar a base de triples. Eso sí, defendió bien a Shermadini, al igual que el cinco de Gandía, y por fin resolvió los dos contra uno que le hacían: seis asistencias.

A partir de ahí el Andorra ya tenía un ojo en Bilbao (el duelo empezó media hora antes), ya que la derrota de los hombres de negro ante el Baskonia los metía directamente en los play off. Los locales, a golpe de triple, rompían el partido camino del primer triunfo tranquilo en casa de toda la temporada. Camino de su primera victoria casera de la segunda vuelta. Camino del segundo triunfo en las últimas 16 jornadas.

Canasta a canasta, los beticos llegaron hasta los 20 puntos de renta. En realidad desde el tercer acto no hubo encuentro alguno, porque unos y otros estaban casi más pendientes de lo que pasaba en otras canchas que lo que ocurría sobre el parqué. Eso sí, hay cosas que no cambian como ver a Milosevic subiendo la pelota o a Marelja desesperando a su hinchada.

Pese a todo, el Betis irá al Carpena a gastar su última bala (y que pierda Zaragoza). Y ahora cualquiera que piense en el partido ante el Obradoiro seguro que se enfadará más. Así era el Caja y así es su predecesor, el Betis Energía Plus. A Málaga a sufrir con dos malagueños como Berni y Cabezas y otro de adopción como Alfonso Sánchez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios