valencia básket | betis energía plus · la previa

Un acto de fe en la Fonteta

  • Sin Zoric ni Chery, los de Tabak tendrán que redoblar sus esfuerzos para plantarle cara al Valencia.

Marc García, Tomeu Rigo y Radicevic (ambos de espalda), durante un entrenamiento en San Pablo. Marc García, Tomeu Rigo y Radicevic (ambos de espalda), durante un entrenamiento en San Pablo.

Marc García, Tomeu Rigo y Radicevic (ambos de espalda), durante un entrenamiento en San Pablo. / belén vargas

Hagan juego. Es el momento. Si a alguien le sobra unos euros y quiere intentar multiplicar su dinero podría apostar por el triunfo del Betis Energía Plus en la Fonteta. Como diría alguno, nadie (o muy pocos) da un duro por el equipo, que tendrá que redoblar sus esfuerzos para plantarle cara a un Valencia que pugna por otros retos en la temporada. Uno lucha por títulos; el otro, después de salvar un match ball en verano sobre la bocina, por no pasar apuros en una temporada en la que todo lo que podría salir mal está saliendo, complicándole, y mucho, la vida a Zan Tabak y compañía.

La previa del partido La previa del partido

La previa del partido / Dpto. de Infografía

Ante el conjunto taronja que dirige Pedro Martínez, uno de esos entrenadores que saben cómo inyectar veneno (en el buen sentido) a sus pupilos, el cuadro verdiblanco se presentará sin Zoric, que hizo el petate aduciendo problemas personales -a ver si no acaba la temporada con otros colores-, ni Chery, un base poco director pero que al menos sumaba puntos y desatascaba a los suyos con sus penetraciones contra el mundo (así se lesionó). Esto es, estadísticamente, 20 puntos menos de promedio para enfrentarse a un rival que en su cancha sólo ha perdido ante el Real Madrid y, materialmente, afrontar el duelo con Triguero teniendo que jugar cerca de 30 minutos y Radicevic, con molestias musculares tras un mes y medio parado, otros tantos.

La empresa se presenta harto complicada. Pero esto es baloncesto. Un juego que parte desde la defensa y si eso funciona, el contrario no tiene el día y se alinean los astros... Hay que tener fe. Con todo, de momento la filosofía de basarlo todo en la defensa aún no se ha grabado a fuego en la mente de los béticos. A más de uno, y de dos, le cuesta entender que más importante que meter una canasta es que el rival no lo haga y aunque Tabak lleva ya meses intentándolo, llegados a la jornada 10 la sevillana es la segunda peor defensa de la Liga con más de 85 puntos encajados. El Valencia anota de promedio más de 83... O los refuerzos que deben aterrizar varían la dinámica o este Betis va a jugar final tras final ante los rivales directos casi a un cara o cruz. Lo que no estaría mal es que el equipo demostrase un poco de orgullo tras ser barrido por el UCAM. Las cosas pueden salir bien o no, pero la afición necesita una muestra de que a los suyos les escuecen tanto o más esos descalabros que pintan la cara a cualquiera.

Sólo una cosa buena tuvo ese traspié. Marc García dio un puñetazo sobre la mesa pidiendo una oportunidad, anotando 17 puntos en 14 minutos. No puede ser que él, un niño de 20 años, sea el único damnificado por no defender y ante la falta de efectivos deberá tener más protagonismo. Como Triguero, titularísimo hoy ante uno de sus ex equipos y con la ocasión pintiparada de demostrar si tiene ambición y quiere ser más protagonista o se conforma con el rol de secundario. Con Dubljevic lesionado, los 2,13 metros de Kravtsov serán su vara de medir, aunque el apoyo que tiene el ucraniano por dentro aúna la calidad de Sikma, el músculo de Will Thomas y la incansable pelea de Oriola. Tienen trabajo Nachbar y Milosevic.

Otro reto será cerrar el rebote. Si a los problemas para frenar al rival se le suman las continuas concesiones de segundas y terceras oportunidades, el resultado, casi inevitablemente, será negativo. El Betis aún no ha jugado como un bloque; como un equipo. Le cuesta un mundo hacer bien las ayudas y en en el otro campo mover la pelota hasta lograr la mejor posición de tiro posible. Y ante la falta de un director puro, que debe ser un Radicevic por fin recuperado, y ese extra pass definitivo, surge a menudo la anarquía en ataque.

El base serbio se las verá con Vives y Diot y necesitará la ayuda. Ahí estará de nuevo como escudero un Stojanovski que por unas causas u otras, porque juega en una posición que no es la suya o porque no está en la pista todo lo que debiera, no es el anotador que debiera ser. Cierto es que sólo en las dos primeras jornadas Tabak dispuso de sus dos bases a pleno rendimiento, pero el macedonio debe tirar del carro desde cualquier posición, como Lockett, un jugador que tiene que mostrar más regularidad. Capacidad le sobra. Quizá le falta confianza. Asumir esos galones para no aparecer y desaparecer como el Guadiana. Ante un viejo zorro como San Emeterio, uno de esos jugadores como Mumbrú capaz de amargarte un partido, tendrá que dar un paso adelante.

Todo está en contra para el Betis en Valencia. pero hay que saltar a la pista a jugar. Pelear, dejarse todo en la pista... Poner las bases mínimas, en definitiva, para que la sorpresa pueda darse. Después, el resto, ya será un acto de fe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios