Coosur Real Betis-Gran Canaria | La previa Un relajado final antes de tomar decisiones

  • El Coosur Betis recibe a un Gran Canaria que se juega entrar en los play off

Randle defiende a Campbell en un entrenamiento en San Pablo.

Randle defiende a Campbell en un entrenamiento en San Pablo. / Betis Baloncesto

La Liga Endesa echa el telón. Y lo hace con un Coosur Betis jugando por nada, todo un logro después de que tras perder en Miribilla ante un rival directo quedase hundido en puestos de descenso, cojo en la posición de ala-pívot, sin bases que dirigieran y con evidentes problemas desde el triple en una época en la que en el baloncesto se marcan diferencias desde el perímetro. Pero un sprint final notable permitió enderezar la nave, capitaneada por Joan Plaza en el banquillo como figura clave de esta trabajada permanencia, ganando los encuentros justos que había que ganar.

El equipo empezó a ver la luz ganando al Andorra, se lo creyó asaltando el Olímpico de Badalona y dio un paso clave venciendo al Gipuzkoa. El golpe de efecto lo dio en el Wizink para consolidar el 'break' en San Pablo ante el Obradoiro y rematar la faena frente al Manresa. Seis triunfos que demostraron que el Betis podía dar más de sí de lo que enseñó ante el Barcelona y el Fuenlabrada, ya con el trabajo hecho. Y ése es el objetivo del cuadro hispalense en el cierre de la competición, en el que juega por recuperar el orgullo perdido en las dos últimas citas, sin olvidar que el logro de la permanencia se materializó con dos jornadas de antelación. Objetivo cumplido. Nada que reprochar entonces.

Pero toca acabar el campeonato dejando el mejor sabor de boca posible. Será sin público, ya que Sevilla no está en la fase 1 de la desescalada, pese a que nada prohíbe a nadie hacer lo que el estado de alarma impedía, pero aun así debe el conjunto sevillano dar algo más de lo que ha ofrecido sobre la cancha desde que alcanzó la meta de la salvación.

Plaza, pieza angular de un proyecto futuro, ya dijo que no decidirá si sigue hasta el 1 de julio

Llega a San Pablo un Gran Canaria (18:30) que se juega la octava plaza. En el primer tercio de la liga estuvo coqueteando en la zona baja con el cuadro hispalense, pero, junto al Zaragoza, era un conjunto que todo el mundo sabía que saldría de la zona peligrosa, si bien lo hizo a golpe de talonario, cambiar jugadores e incendios internos cuyas consecuencias pueden quedar al aire en verano.

Ahora necesita ganar y que el Unicaja no supere al Real Madrid en el Carpena. Se juega algo. Se juega mucho ante un equipo que el lunes estará de vacaciones y ahí está el reto de Plaza, hacer entender a los suyos que todavía no están de vacaciones y que queda trabajo por hacer defendiendo un escudo que han arrastrado las dos últimas jornadas.

Igualar ese deseo será una de las claves del encuentro, como hacerse fuerte en la pintura y elevar el nivel defensivo para reducir el porcentaje de acierto en el tiro del rival de turno, que viene siendo muy alto y, por contra, la efectividad del triple de los béticos vuelve a estar en horas bajas sin Feldeine, lesionado y a cuya ausencia se suma la de Magassa, al que le queda una larga recuperación por delante de su rodilla.

Otra vez tendrán minutos Mike Torres, Tisma o un Spires que va cogiendo la forma después de tres meses KO. Ndoye será la referencia interior, pero necesita que algún compañero se sume en ataque para poder competir de tú a tú ante un rival con muchos puntos en sus manos. Enfrente estará un Albicy que mueve a los suyos a un ritmo superior a los directores de juego béticos; un Beirán capaz de echarse el equipo a su espalda hasta el punto de hacer recular a Porfi Fisac; un ex bético como Slaughter que le cambió la cara al Gran Canaria desde que aterrizó en la isla; y el potente y polivalente juego en la pintura con Shurna, Costello, Stevic y Balcerowski. Tiene donde elegir el técnico segoviano, que en su día estuvo cerca de recalar en Sevilla para iniciar un proyecto que al cierre de esta temporada queda otra vez en el aire: ¿continuidad o reconversión?

Y es que casi más importante que el resultado del partido, ya que la decimosexta posición es inamovible para el Betis haga lo que haga esta tarde, es saber qué pasará después. Juanma Rodríguez cumple contrato y el club todavía no se ha pronunciado, aunque él se muestra tranquilo y confiado, si bien la piedra angular por la que pasa todo es el técnico, Joan Plaza, que ha dejado claro que hasta el 1 de julio no se decidirá. Lo hará antes, claro, ya que de su decisión depende que el Coosur siga la línea iniciada este curso por el entrenador catalán o tenga que mirar al mercado para empezar de cero, otra vez, un proyecto. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios