Ucam Murcia-Cajasol · la crónica

Un peaje llamado oficio (89-85)

  • El 'lesionado' Berni y los árbitros rescatan al Murcia al final. Los de Aíto tuvieron contra las cuerdas al rival, pero no supieron rematarlo.

Que la experiencia es un grado se hizo patente en el Palacio de los Deportes de Murcia. Oficio es lo que le faltó al Cajasol para rematar al UCAM Murcia cuando lo tuvo contra las cuerdas, y de oficio tiraron un viejo zorro como Berni Rodríguez y los suyos para, con la decisiva ayuda de los colegiados, ganar un partido que se le escapó de las manos a los jóvenes pupilos de Aíto García Reneses. Con su cuota de culpa por no romper el choque cuando dominó en varias ocasiones por 10 o más puntos, no hay que restarle importancia a la casera actuación de los colegiados, que evidenciaron la falta de respeto (deportivo) que este colectivo le tiene a los pipiolos cajistas. 

Porque el que sean buenos y tengan calidad no quiere decir que dejen de ser jóvenes, y el peaje que se paga por ello se traduce en derrotas. Un peaje en forma de precipitaciones cuando toca controlar el encuentro; en obcecarse en el triple como arma cuando Williams y Balvin se estaban comiendo bajo los aros a los locales; y, por supuesto, en la dirección de un arbitraje que amenaza a Satoransky con técnica por reclamar una falta de Sergio Sánchez muy clara y reprime a Óscar Quintana y Berni Rodríguez con una palmadita en la espalda. 

Venció el Murcia por 89-85, pero la sensación es que fue el Cajasol quien se dejó ganar desapareciendo en defensa y también, claro, por el excelso acierto local desde la línea de 6,75 metros (12/22, 54%). Wood demostró ser la ametralladora que venía siendo en la ACB, pese a un mal arranque, Tillie sostuvo a los suyos en la segunda parte con 15 puntos, tras anotar sólo dos en los primeros 20 minutos, y Berni Rodríguez, el que no iba a jugar por lesión, dio la puntilla con un triple que ponía el 85-84 y después recuperaba el balón ante la enésima precipitación en ataque de Satoransky a falta de un puñado de segundos para el final. Pero aun así tuvo su opción el Cajasol. Bamforth, que se echó el equipo a su espalda, se fue a la línea de personal. Metió el primero, como siempre. Y el segundo lo lanzó a fallar manchando su inmaculada estadística (ahora 21/22). Williams cazó el rebote, pero los árbitros no vieron el agarrón de Lima y el balón quedó en manos de Berni Rodríguez. 

Un final sin duda merecido para un Cajasol que durante más de media hora dominó jugando un buen baloncesto. En defensa mordía y en ataque conjugaba la paciencia y el control con rápidos contragolpes. Con el poderío de Williams en la pintura, el cuadro sevillano contuvo el impetuoso inicio local y empató el partido 12-12 con ocho puntos del norteamericano. El cuadro sevillano, agresivo atrás con continuas ayudas, aprovechó la puntería exterior de Bamforth y Sastre para ponerse por delante por primera vez en el marcador, y con un extraordinario arranque del segundo cuarto elevó la ventaja hasta los 11 puntos (18-31). En su mano estaba romper el choque tras secar al Murcia en los primeros cinco minutos dejando a los locales anotar sólo una canasta. Pero apareció Sergio Sánchez, motivado siempre ante su ex equipo, para liderar la reacción de los suyos con dos triples consecutivos mientras los sevillanos fallaban ataques excesivamente precipitados. Faltó calma y un base que supiese leer el choque. 

Pero el rival, sin la aportación de Wood y Tillie, estaba entregado y llegó otro estirón cajista (29-40) de la mano de Satoransky. Pero nadie remató. Tillie logró sus dos primeros puntos justo antes del descanso (37-43) y todo quedaba por resolverse aún. 

Con 42-52 tuvo otra ocasión el Cajasol para dar el golpe, pero los sevillanos erraron tres ataques consecutivos y el Murcia despertó. Lima consiguió su primera canasta en juego y comenzó el festival de Tillie con ocho puntos seguidos. Otro regalo llegó con el 52-61 fallando un tres contra uno con un triple de Bamforth. Mala elección. Y desde el triple, con dos de Sergio Sánchez, se metió el Murcia en el choque. Con 75-71 el Cajasol logró un 0-7 de parcial en apenas segundos con dos robos de balón (75-78), y con 82-84 una zona fue rota por un triple imposible de Berni Rodríguez, que se cobró el peaje cajista con creces.

- Ficha técnica:

89 - UCAM Club Baloncesto Murcia (16+21+21+31): San Miguel (1), Davis (11), Wood (17), Ben Rondhame (2) y Lima (10) -cinco inicial-, Jordi Grimau (5), Tillie (17), Servera (-), Sergio Sánchez (16) y Berni Rodríguez (10).

85 - Cajasol (22+21+20+22): Franch (11), Satoranski (10), Mata (17), Willliams (10) y Porzingis (-) -cinco inicial-, Bamforth (13), Burjanadze (4), Balvin (12), Sastre (8) y Hernangómez (-).

Árbitros: Óscar Perea, Francisco José Araña y Pedro Munar. Eliminaron por cinco faltas personales al visitante Franch en el minuto 40.

Incidencias: Partido correspondiente a la novena jornada de la Liga Endesa de baloncesto que se disputó en el Palacio de los Deportes de Murcia ante 5.090 espectadores. La anécdota de la noche la protagonizó un joven que, aprovechando que el juego estaba parado al finalizar el primer cuarto, pidió matrimonio a su novia, la cual le dio el 'sí quiero' sin dudar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios