La consulta del especialista

El pie de nuestros hijos

  • Con el comienzo escolar es fundamental una revisión de dos partes anatómicas importantísimas: los pies y la columna vertebral.

LA semana que viene comienza el cole. Como cada año, los padres procuramos todo el material escolar que precisan, uniformes, material escolar, libros de texto y calzado. Es el momento ideal para hacer una revisión a nuestros hijos. A continuación, vamos a comentar varios aspectos de las dos regiones anatómicas a las que debemos prestar atención, los pies y la columna.

El pie plano es la anomalía más frecuente entre los 3 y 7 años. Es a menudo una afección compleja, con síntomas diversos y grados variables de deformidad y incapacidad. Hay varios tipos de pie plano con una característica en común: la caída (pérdida) parcial o total del arco. Así mismo dichos pies pueden presentar una deformación asociada que la más común es la de Valgo, que consiste en la lateralización de los talones hacia dentro, esto es muy característico en la edad infantil, debido a la laxitud músculo-ligamentosa que a estas edades todos los niños poseen.

Otras características comunes a la mayoría de los tipos de pie plano son:

•Los dedos y la parte delantera del pie están desviados hacia afuera.

•El talón se desvía hacia afuera y el tobillo parece inclinarse hacia adentro.

•El tendón de Aquiles es corto por lo que el talón se despega del suelo antes de lo normal cuando se camina y puede actuar como una fuerza deformante.

•En algunas personas con pie plano pueden aparecer juanetes y dedos en martillo.

•En función de la edad, puede asociarse a genu valgo o rodillas "en X" o desviadas hacia dentro.

Comienza generalmente en la niñez ( a partir de los 3 años en la adolescencia y continúa en la vida adulta. Aparece por lo general en ambos pies y su gravedad aumenta con el transcurso de los años. A medida que la deformidad empeora, los tejidos blandos (tendones y ligamentos) del arco pueden estirarse o desgarrarse e inflamarse.

El término "flexible" significa que cuando la persona está parada y el pie está apoyado en el suelo y sostiene el peso el pie es plano y cuando la persona no está de pie el arco vuelve a formarse.

¿Qué características debe tener el calzado del niño?

1.De un tamaño adecuado y una forma cuadrangular para no comprimir los dedos del pie.

2.Flexible para permitir los movimientos libres del pie.

3.Plano, sin un tacón importante para que el niño no ande de puntillas.

4.Transpirable, realizado de un material (piel o tela) que permita que el pie "respire" y evite la maceración de la piel y las infecciones por hongos.

5.Suela de moderada fricción, para evitar que el niño resbale, pero sin la excesiva fricción de algunas suelas de goma.

6.Ligeras, para reducir el gasto energético.

7.En los niños pequeños conviene que el zapato sujete el tobillo para evitar que se le salga mientras corre sin que sea una bota.

8.Si el zapato tiene un buen contrafuerte sujetará mejor el talón y el desgaste del zapato será menor. Sin embargo, los niños pueden usar sandalias en el verano por ejemplo.

La escoliosis es una de las anomalías y deformidades más frecuentes de la columna vertebral. Consiste en una curvadura de la columna en el plano anteroposterior, pudiendo provocar incluso rotación de la vértebras. La prevalencia de esta deformidad en la población ronda entre el 0.3 y el 15% de los niños en edad escolar. Sin embargo, 3 de cada 1000 niños, precisan tratamiento y control. Las niñas están afectadas con mayor frecuencia que los niños.

Su causa más frecuente es desconocida. No se sabe el mecanismo de producción ni el motivo principal por el que ocurre. Sin embargo, los estudios hablan de un factor hereditario. Si un matrimonio padece escoliosis, la posibilidad de que sus hijos la padezcan y precise tratamiento, es 50 veces mayor que en aquellas parejas sin estos antecedentes. Cuando en una familia se observe este problema o haya algún miembro afecto de ella, es interesante examinar al resto de los hermanos para que dicho problema no pase desapercibido.

El crecimiento desempeña un papel muy importante en la evolución de la escoliosis. Hay una relación clara entre picos de crecimiento y que la curvadura de la escoliosis se agrave. Es frecuente que la deformidad progrese en un momento, de forma importante, para pasar a estabilizarse en otro punto del crecimiento. Dicho punto de máximo agravamiento suele coincidir con los 10-12 años y puede durar hasta que el niño tiene 15 años.

Es bien conocida la relación de escoliosis y el hecho de padecer algún trastorno neurológico como la parálisis cerebral.

La participación de niños y adolescentes en las actividades deportivas ha decrecido en los últimos años, quizás en parte debido por el tipo de sociedad en la que vivimos, con videoconsolas, sedentarismo y poca ilusión por hacer deporte.

Ya a partir de los 6 ó 7 años, el niño está preparado físicamente para hacer deporte. Lo ideal es que practiquen deporte en el colegio, en algún gimnasio o con sus padres, en el campo o en los parques. Cuando lleguen a los 7 y a los 13 años su capacidad de aprendizaje y entrenamiento es increíble y progresan a pasos de gigantes. En esta etapa se sentirán más fuertes, mas valorizados frente a los demás, y controlarán más sus emociones.

-Contribuye al desarrollo físico y mental del niño.

-Ayuda al niño a familiarizarse con el cuidado del cuerpo y el concepto de salud, para lleva una vida sana cuando sea adulto. Aprenden a conocer el papel preventivo que tiene la actividad física en la prevención de algunas enfermedades.

-Ayuda a respetar su cuerpo y el de los demás.

-Favorece la autoestima y el respeto por sí mismos.

-Promueve el espíritu de equipo y el compañerismo así como saber enfrentarse a victorias y derrotas, lo que les preparará para su vida laboral y personal.

-Es uno de los primeros contactos con normas y reglas. Lo que se puede hacer y lo que no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios