Fútbol Formación | Investigación El tecnofútbol da un paso más

  • La realidad virtual aplicada a una metodología marca el futuro al trabajar el plano cognitivo de forma analítica

Chicos de una de las academias internacionales del Inter ensayan en el campo con la aplicación de realidad virtual. Chicos de una de las academias internacionales del Inter ensayan en el campo con la aplicación de realidad virtual.

Chicos de una de las academias internacionales del Inter ensayan en el campo con la aplicación de realidad virtual. / M.G.

El mundo del fútbol va tan rápido que quien presume de Big Data o inteligencia artificial se ha quedado atrás. Cada club, cada academia, quiere dar un paso más, crear su propia metodología enfocada a las nuevas tecnologías, un camino en el que la estadística y el dato –es cierto– tienen mucho que decir. Al final, el fútbol se encamina a convertirse en un laboratorio de variables, datos numéricos y porcentajes y ningún club de élite quiere darle la espalda a un futuro que ya está aquí y que es una realidad.

Interesante resulta desde luego la apuesta que abandera un proyecto que pretende aplicar la realidad virtual al terreno de juego como herramienta para mejorar la toma de decisiones en el fútbol, que al final es lo que distingue a los buenos de los malos futbolistas. Supone trabajar de manera analítica el aspecto cognitivo del entrenamiento, separándolo de los planos físico y técnico, pues el táctico estaría conectado con el cognitivo. “La velocidad mental de un futbolista es la que va a marcar si está en la élite o no. Si esto lo trabajamos incidiendo en acelerar el proceso elevamos el porcentaje de acierto en la toma de decisiones”, explica Antonio Blanco, un sevillano licenciado en Estadística que es el coordinador de datos a la vez que accionista de SoccerDream, la start up catalana encargada de introducir este novedoso entrenamiento en el fútbol y hacerlo posible.

No se trata de un simple videojuego, sino de una metodología creada por dos profesionales en investigación futbolística que han pasado por el Barcelona y el PSG coordinando un equipo de más de 20 ingenieros de datos, Carlos Ramagosa y David Hernández. “En la fase actual en la que se encuentra el proyecto, fundamentalmente encaminada a la formación, se le plantean a los chicos tareas habituales en los entrenamientos en el campo: 4 vs 4 más comodín, 5 vs 5 con apoyos por fuera... lo que queramos. Y el jugador debe ejecutarla a la mayor velocidad posible”, explica Blanco, que avanza que en la segunda fase ya en estudio se incluirán los datos de un partido y se podrán reproducir situaciones de juego más próximas a la élite.

Monitores del Inter prueban la 'star up' de realidad virtual. Monitores del Inter prueban la 'star up' de realidad virtual.

Monitores del Inter prueban la 'star up' de realidad virtual. / M.G.

Actualmente ya son varios los clubes profesionales que están trabajando con esta plataforma de manera experimental. El Arsenal lo trabaja a nivel de situaciones a balón parado y el Inter lo ha implementado en sus academias internacionales. Un club de la Primera División china también está avanzando en el proyecto y el Basaksehir turco igualmente se ha iniciado en la aventura.

La esencia de la idea es lo que ha pregonado siempre un mesías de todo esto durante muchos años, Joan Vila, jefe de metodología del Barça. En el fútbol hay elementos aparentemente ajenos a la técnica individual que son claves para marcar diferencias. Hablamos de visión periférica, posición del cuerpo para recibir bien perfilado, lateralidad, saber la situación de los compañeros y de los rivales... Al final se trata de procesar toda la información para antes de recibir el balón tener tomada ya una decisión de lo que hacer con él.

En el fútbol ya hay herramientas que trabajan estas situaciones aunque no como la realidad virtual, separando la toma de decisiones con la ejecución. Los grandes clubes ingleses tienen las box soccer trainer, salas indoor en las que combinan luces para determinar objetivos y balones que aparecen desde distintos planos. Igualmente, en la señalización de tareas, hay equipos que proyectan los elementos (conos, escaleras, aros...) sobre el campo con luces LED para que el jugador no visualice con anterioridad los obstáculos y aparezca el factor sorpresa y así reconstruir una situación más real a la competición.

Alevines de un equipo chino disputan una tarea virtual de entrenamiento. Alevines de un equipo chino disputan una tarea virtual de entrenamiento.

Alevines de un equipo chino disputan una tarea virtual de entrenamiento. / M.G.

La evolución del entrenamiento y el procesamiento de datos en el fútbol no para y estos pequeños detalles pueden marcar la diferencia. Lo que no se puede negar es que con miles de academias por el mundo los futbolistas salen cada vez más técnicos y que la diferencia está en la velocidad mental y en elegir siempre la mejor opción.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios