Desde mi córner

Se va acercando un cambio de locomotoras

  • La rápida defenestración continental de Cristiano y de Messi anuncia que el relevo ya amenaza

Cabalgan los días con el derbi como meta final, pero no sólo de derbi vive el hombre y esta semana europea ha destacado por un hecho que no tenía precedentes. Por vez primera desde que patronean la locomotora del fútbol, Messi y Cristiano se han quedado fuera de cobertura en octavos de final. Cuando lo mejor de la Champions está por llegar, tanto el argentino como el portugués habrán de conformarse con verlo por la televisión.

Dicho hasta la saciedad que la carrera Messi-Cristiano ha sido fundamental en el fútbol del siglo XXI, lo de antier en París y el martes en Turín ha sido para confirmar que no hay mal, por lo visto tampoco bien, que cien años dure. Todo tiene fecha de caducidad y da la impresión de que el ocaso está ahí mismo. Para unos más pronto que para otros, claro que sí, pero tan tempraneras eliminaciones de sus equipos auguran que una nueva época, con sus locomotoras, llama a la puerta.

Claro que hay matices y no es lo mismo el Messi de París que el Cristiano que se estrelló contra sus compatriotas del Oporto. Messi pudo hacer tres o cuatro goles en París y sólo hizo uno, un golazo sensacional por cierto, con penalti neutralizado por el felino Keylor Navas. Cristiano copa hoy todas las críticas en Italia por su actuación, mejor por su trayectoria transalpina, con la traición de quitarse de la barrera, algo imperdonable en el fútbol profesional.

¿Cuál es el futuro, pues? Quién puede adivinarlo, pero no parece una apuesta arriesgada creer que la sucesión está ahí mismo. Quizá tenga más recorrido Messi por sus condiciones de futbolista natural, por la creencia de que nació con un balón como sexto dedo de su pie izquierdo. Cristiano es más prefabricado con su esfuerzo y ambición descomunales. Mientras tanto cabalgamos hacia el derbi, la sensación es que el convoy va reclamando otras locomotoras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios