Economía

Boeing compra a KLX su negocio aeroespacial por 3.553 millones

  • La firma prevé que la adquisición tenga un impacto neutro en sus cuentas hasta 2019

La multinacional aeronáutica norteamericana Boeing ha llegado a un acuerdo definitivo para adquirir el negocio aeroespacial de KLX por 63 dólares por acción y la asunción de aproximadamente 1.000 millones de dólares (836 millones de euros) en deuda neta, lo que arroja un monto total de unos 4.250 millones de dólares (3.553 millones de euros).

Según un comunicado de la firma, la adquisición del negocio de soluciones aeroespaciales de KLX por parte del fabricante estadounidense está condicionada a la desinversión y escisión exitosa de las actividades de servicios y suministro de productos del sector de la energía del grupo con sede en Miami, denominadas Energy Services.

Asimismo, Boeing indica que el negocio que adquirirá de KLX formará parte de su división de servicios globales y se integrará completamente, tanto sus empleados como las operaciones, con Aviall, una compañía de servicios y repuestos aeroespaciales propiedad del fabricante presidido por Dennis Muilenburg. "Esta adquisición representa un paso más en nuestra estrategia de crecimiento en servicios, con una clara oportunidad de hacer más rentable el negocio", aseguró el presidente y consejero delegado de la división de servicios globales de Boeing, Stan Deal.

Los ingresos del negocio de soluciones aeroespaciales de KLX correspondientes al ejercicio fiscal 2017 fueron de 1.400 millones de dólares (1.170 millones de euros). No obstante, Boeing prevé que la adquisición tenga un impacto neutral sobre su cifra de negocio hasta 2019.

La transacción, que aún está sujeta a las condiciones habituales de cierre, así como a la aprobación por parte de las autoridades pertinentes, se financiará principalmente con efectivo de caja y se complementará con deuda.

Por otro lado, Boeing ha logrado pedidos para la fabricación de 221 aviones, excluidas 34 cancelaciones, frente a los 45 pedidos netos de su rival Airbus, que sufrió 23 anulaciones en el primer trimestre del año, según los datos aportados por ambos fabricantes. Pese a ser menor en términos comparativos, la cifra de Airbus es mucho mejor que la del año pasado, cuando tuvo su dato más bajo desde el primer trimestre de 2008. De enero a marzo de 2017, el consorcio europeo tuvo solo seis pedidos netos, por lo que este año ha multiplicado casi por ocho esa cifra.

La cartera de aviones de pasajeros de Airbus en todo el mundo sobre pedidos en firme que aún no se han entregado asciende a 7.189 aeronaves a 31 de marzo, de los cuales 6.083 son parte de la familia A320, 695 son A350, 303 son A330 y 108 son A380. Si se incluyen los aviones ejecutivos, la cartera total asciende a 18.236.

Por su parte, el constructor estadounidense cuenta con un total de 5.901 pedidos pendientes a cierre del primer trimestre. De ellos, 4.707 son parte de la familia 737; 24 de la 747; 101 de la 767; 421, de la 777; y 648 de la 787.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios