Economía

Iberdrola gana 2.416 millones, un 18% más, gracias al negocio internacional

  • La compañía logra compensar los malos resultados en España, impactados por una sequía que ha reducido su producción hidroeléctrica

La subestación eléctrica Andalucía es el corazón del parque eólico marino Wikinger de Iberdrola en Alemania. La subestación eléctrica Andalucía es el corazón del parque eólico marino Wikinger de Iberdrola  en Alemania.

La subestación eléctrica Andalucía es el corazón del parque eólico marino Wikinger de Iberdrola en Alemania. / FRANCIS TSANG

Iberdrola registró un beneficio neto de 2.416,6 millones de euros en los nueve primeros meses de este año, lo que supuso un incremento del 18,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, gracias al negocio internacional, que compensa los malos resultados en España, según informó ayer la eléctrica.

El resultado del grupo se vio impulsado por las plusvalías de la operación de fusión de Gamesa con el negocio eólico de Siemens, cerrada en el primer semestre, que aportó 255 millones al beneficio neto, y por la reorganización societaria en Brasil tras la integración de las participadas Neoenergia y Elektro, que supuso una plusvalía de 521 millones.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 5.440 millones, un 5,1% menos, afectado por el escaso recurso hidroeléctrico en España, con una producción un 57,6% inferior a la del mismo periodo de 2016 y por los menores márgenes y demanda en el negocio liberalizado de Reino Unido.

La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán explicó que este peor comportamiento se compensa, en parte, por la buena evolución de los negocios internacionales de redes y renovables. El grupo destacó que, a pesar del peor comportamiento operativo a consecuencia de la menor producción hidroeléctrica en España, sus negocios principales continúan mostrando "un buen desempeño", por lo que espera mantener este año "una senda creciente del beneficio neto".

Las ventas de Iberdrola entre enero y septiembre se situaron en 22.284,7 millones, un 3,5% más, con un aumento del margen bruto del 0,2%, hasta los 9.760,4 millones. El flujo de caja operativo ascendió a 4.625,6 millones, un 1,9% menos. Mientras, la partida de tributos alcanzó los 1.460,9 millones, un 12,4% más.

Por su parte, la deuda financiera neta del grupo se situaba al cierre de septiembre en 33.698 millones, principalmente por la integración de Neoenergía y de las inversiones acometidas en el año. Como consecuencia, el apalancamiento financiero se situó en el 44,2%, frente al 41,8% registrado a 31 de diciembre de 2016.

Asimismo, Iberdrola incrementó en un 3,7%, hasta, al menos, 0,14 euros brutos por acción, su dividendo a cuenta de 2017, que se abonará el próximo mes de enero. Para ello, el consejo de administración ha aprobado una nueva edición del programa Iberdrola Dividendo Flexible. En esta ocasión, la compañía introduce la opción para el accionista de cobrar directamente su retribución en efectivo, sin tener que vender sus derechos de asignación a la empresa.

El grupo incrementó sus inversiones un 31,5% entre enero y septiembre, hasta situarlas en 3.997,1 millones. De esta cantidad, un 91% se destina a proyectos de redes, renovables y generación con contratos a largo plazo, de acuerdo a la estrategia del grupo de centrar su actividad y retornos futuros en negocios estables y regulados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios